Una tragedia sin culpables: se investigaba la muerte de una niña de cinco años, que fue aplastada por una escultura. Paseo de la Infanta: prescribió la causa