Pescadores japoneses mataron a más de 300 ballenas en la Antártida