Piden elevar a ministerio la Secretaría de Ambiente

Quieren que tenga un lugar en el gabinete
Laura Rocha
(0)
24 de mayo de 2006  

Representantes de organizaciones ambientalistas solicitaron ayer al Gobierno la creación de un Ministerio de Ambiente durante la presentación del libro "La situación ambiental argentina 2005", realizado por la Fundación Vida Silvestre Argentina, que revela que más del 80 por ciento de los argentinos evalúa como mala o regular la situación del ambiente en el país.

"El Estado debe a los ciudadanos la creación de un Ministerio de Ambiente", dijo el director general de esa entidad, Javier Corcuera.

El constitucionalista Daniel Sabsay, director de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, agregó que ese ministerio debería recuperar su poder de policía ambiental. "Para llevar a cabo una política ambiental es fundamental contar con instituciones sólidas, por lo que es necesario jerarquizar el ente nacional de medio ambiente con la creación de un ministerio nacional que tenga amplio poder de policía", dijo.

Esta es una de las recomendaciones que se hacen en la publicación, que cuenta, además, con un sondeo de opinión sobre la percepción que tienen los argentinos del ambiente, realizado por Poliarquía Consultores. El sondeo telefónico, que contó con un universo de 5100 argentinos de todas las provincias, señala que el 52 por ciento de la población considera la situación del medio ambiente como regular, mientras que otro el 30% opinó que es mala.

La Pampa y Chubut obtuvieron el mejor posicionamiento por su rendimiento en materia ambiental y en gestión ambiental, respectivamente. En el último lugar quedó la ciudad de Buenos Aires, con un 47,7% de percepción negativa. En el Gran Buenos Aires las opiniones adversas alcanzaron el 37,2 por ciento.

Esta percepción, según los especialistas, se debe principalmente a la contaminación en el Riachuelo, sobre la cual opinó ayer el ministro de Salud y Ambiente de la Nación, Ginés González García, que criticó el informe de la Defensoría del Pueblo de la Nación que revelaba la desidia de los funcionarios a la hora de establecer una política sobre ese curso de agua.

"En nada varía realizar un estudio epidemiológico" a los habitantes de la cuenca Matanza-Riachuelo, porque el relevamiento "dura muchísimo tiempo para no hacer lo que hay que hacer, que es sanear [el curso de agua]", dijo González García.

El informe ambiental, que contó con el aporte de 140 profesionales de todas las áreas, enumera estadísticas preocupantes sobre deforestación, cambio climático, contaminación, degradación del suelo y sobreexplotación de los recursos pesqueros, entre otros.

Según el estudio, el país pierde unas 250.000 hectáreas de bosques por año. Las zonas más afectadas son el Chaco Seco, el Chaco Húmedo, la Selva Paranaense y la zona de yungas, como consecuencia del avance de la frontera agropecuaria.

La sobreexplotación de especies como el calamar, el langostino, la merluza y el sábalo fue señalada como riesgo en materia pesquera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.