Piden la prisión preventiva de Carrascosa

El fiscal Diego Molina Pico consideró que existen pruebas suficientes para imputar al empresario en el crimen de su esposa; el juez de la causa tendrá tiempo hasta el jueves para resolver si acepta o rechaza la solicitud
(0)
10 de mayo de 2003  • 16:41

El fiscal Diego Molina Pico pidió hoy la prisión preventiva del detenido Carlos Carrascosa, como principal sospechoso del crimen de su esposa, María Marta García Belsunce, ocurrido en la vivienda que compartían en el country Carmel de la localidad bonaerense de Pilar.

En su presentación de 15 carillas el fiscal Molina Pico, a cargo de la instrucción de la causa, consideró que existen pruebas suficientes para imputar a Carrascosa por "homicidio agravado por el vínculo", según confiaron a la agencia DyN fuentes de la investigación.

Ahora, el juez de Garantías de San Isidro Diego Barroetaveña tendrá cinco días corridos para decidir si confirma o no el pedido de Molina Pico, plazo que se vencería en las primeras horas del viernes próximo.

El pedido de prisión preventiva que realizó hoy el fiscal al filo del vencimiento del plazo, es uno de los pasos previos a la elevación de la causa a juicio oral y público.

El fiscal incorporó en su escrito una serie de 35 fotos digitalizadas con una grabación de la autopsia al cadáver de la víctima, en las que se aprecia que tres de los cinco orificios de bala que presentaba María Marta García Belsunce habían sido tapados con adhesivo.

Según informaron los voceros de la investigación, se trata de los impactos que ingresaron el lado de la sien izquierda.

Las pruebas aportadas por el fiscal en su dictamen no constituyen un dato menor, por cuanto ayer los abogados José Scelzi y Marcelo Nardi, defensores de Carrascosa, pidieron a la Justicia que investigue si el pegamento hallado en los orificios, al estimar que podría haber sido un elemento "plantado" con posterioridad.

El dato del adhesivo, establecido mediante una pericia conocida el jueves último, reforzaría la hipótesis que mantiene el fiscal acerca de que se intentó disimular el crimen, hecho por el cual ya imputó por encubrimiento a varios familiares de la víctima.

María Marta García Belsunce -socióloga y ex vicepresidente de Missing Children, una entidad dedicada a buscar chicos perdidos-

fue encontrada muerta en el baño de su casa del country Carmel, el 27 de octubre del año último.

En principio, los familiares dijeron que había muerto en un accidente doméstico, al golpear su cabeza con el grifo de la bañera, pero los resultados de la autopsia, conocidos un mes después determinaron que había sido asesinada de cinco disparos.

Testigos

Entre los elementos incluidos como prueba por Molina Pico en su dictamen figuran las declaraciones de varios testigos que dijeron haber visto a Carrascosa en el club house del country tomando café y un lemoncelo, entre las 18.30 y las 19 del 27 de octubre.

Se trata de Alba Benítez y Gerardo Oberndorfer, dueña y mozo del bar del country cuyos testimonios contradijeron al de Carrascosa quien había dicho que estuvo viendo el clásico entre River Plate y Boca Juniors en la casa de su cuñado Guillermo Bártoli ubicada dentro del mismo predio.

También incluyó los dichos de Catalina Vargas, empleada doméstica de los Bártoli, quien dijo que Carrascosa se había retirado de la vivienda a las 18.

Uno de los elementos sobre los cuales no existe duda alguna es que Carrascosa fue el primero en encontrar el cadáver de su esposa y quien habría instalado la idea del accidente.

Molina Pico hizo hincapié en la firmeza de los dichos de los tres testigos que complicaron la coartada de Carrascosa, incluso al ser careados con el acusado. Algunos de esos testigos habían sido propuestos por la propia defensa.

La supuesta mentira de Carrascosa al decir dónde se encontraba en esa hora clave y la presunta imposibilidad de justificar qué estaba haciendo cuando atacaron a María Marta lo convirtieron en el principal acusado del homicidio.

Otra de las abundantes pruebas presentadas por el fiscal fue la destrucción de una de las balas que los familiares de la víctima arrojaron al inodoro de la casa porque creyeron que se trataba de un "pituto" (una pieza de metal usada para sostener los estantes de las bibliotecas), según había mencionado oportunamente uno de los hermanos de la víctima, el periodista y abogado Horacio García Belsunce.

El 11 de abril, el juez Barroetaveña había aceptado el pedido de detención de Carrascosa solicitado por el fiscal, aunque le había requerido profundizar las investigaciones.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.