Coronavirus: piden la reapertura de un geriátrico para que reciba a los residentes ya curados de Covid-19

Coronavirus: el geriátrico Santa Lucía de Saldán, en Córdoba, donde 61 personas se contagiaron
Coronavirus: el geriátrico Santa Lucía de Saldán, en Córdoba, donde 61 personas se contagiaron Fuente: Archivo
Tras el contagio de 61 personas y seis muertes, el lugar fue clausurado; los enfermos pronto tendrán el alta
Gabriela Origlia
(0)
28 de abril de 2020  

CÓRDOBA.- La polémica por los contagios masivos de Covid-19 en el geriátrico Santa Lucía de Saldán, en Córdoba, sigue abierta. Allí contrajeron la enfermedad 61 personas, entre internos y trabajadores, y seis murieron. Los familiares de los residentes, que eran 75 al momento del ingreso del virus, denunciaron ante la Justicia a los dueños del establecimiento. La presentación se suma a la que ya realizó el Ministerio de Salud provincial.

Además, los familiares piden una solución para cuando empiecen a ser dados de alta de los hospitales y los sanatorios a los que fueron trasladados para ser atendidos, ya que el establecimiento fue clausurado. "Hasta ahora no nos dicen a dónde los van a llevar, es todo incertidumbre", dijo a LA NACION la nieta de una mujer que está internada en una clínica privada.

Carlos Nayi es el abogado de dos hijos de dos de las personas fallecidas, una mujer de 84 años, que murió el 22, y un hombre de 75 años, que murió el 23. Presentó una denuncia judicial con pedido de constituirlos en querellantes particulares. Ambas personas, afiliadas del PAMI y con cinco años de residencia en Santa Lucía, estaban en silla de ruedas; la mujer tenía Alzheimer y al hombre le faltaba una pierna y se dializaba. La presentación se hizo ante la Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

En diálogo con LA NACION, el abogado plantea que la situación que vivieron los adultos mayores fue una "implosión biológica; el rango etario no convierte a esas personas en desechos humanos", consideró. La denuncia está direccionada también en contra del PAMI, obra social a la que pertenecían la mayoría de los internados, por violación de deberes de funcionario público.

A las autoridades del geriátrico Nayi pidió que se las impute por abandono de persona, coacción, privación ilegítima de la libertad y homicidio culposo. En el primer caso, el razonamiento es que, por la edad y las enfermedades de base de los internos, se deberían haber "adoptado las medidas precautorias que se tomaron después; en cambio, los dejaron haciendo cuarentena en el lugar". La decisión fue: en la planta alta los contagiados y en la de abajo, los que tenían tests negativos.

El abogado insiste en que de esa manera se violó el principio precautorio. La supervisora del personal del geriátrico contó que, por la relación de dependencia laboral, los responsables del establecimiento los obligaron a quedarse allí a todos. Los trabajadores eran 35; solo algunos no estaban cuando se inició el proceso, entre ellos, una enfermera que hacía una semana que no iba y cuyo hisopado dio positivo.

Al momento del traslado, ni el geriátrico ni el PAMI pusieron las ambulancias y vehículos necesarios. Se usaron los de la Municipalidad de Saldán.

Incertidumbre

El 9 de este mes, cuando un médico que trabajaba en el geriátrico avisó que su hisopado había sido positivo, se encendieron las alarmas y se hicieron los controles en el establecimiento. El profesional atendía en otros dos lugares, en los que no hubo contagios. Aunque no está todavía determinado el hilo epidemiológico en el Santa Lucía, todo indica que él habría contraído el coronavirus en la residencia.

Los familiares de los internados informaron que entre el 9 y el 19 de abril en comunicaciones telefónicas se les indicaba que "todo estaba bien, controlado". Ellos, por el aislamiento social obligatorio, no podían ver a sus familiares.

La denuncia del Ministerio de Salud provincial contra los propietarios y el director del lugar es por supuesto incumplimiento del protocolo de prevención vigente (el médico contagiado aportó documentación en la que advertía de esa situación) y porque tres días antes de iniciado el foco murió un paciente que el geriátrico omitió declarar.

"Ese accionar podría haber afectado el derecho constitucional a la salud integral de los residentes alojados en el geriátrico, siendo especialmente todos ellos grupo de riesgo, como el de los y las trabajadoras del establecimiento, en el marco de la pandemia de Covid-19", fundamentó.

Hay un grupo de familiares que ante la incertidumbre por dónde irán los parientes piden que se reabra el Santa Lucía, que fue cerrado por el Ministerio de Salud provincial. Reclaman que, para poder hacerlo, se tomen las medidas sanitarias correspondientes y se establezcan controles.

El PAMI todavía no les respondió cuál será el destino de quienes vayan recibiendo el alta hospitalaria, aunque el titular de la delegación cordobesa de la obra social, Rubén Ovelar, confirmó que habrá una "respuesta". Aunque él entiende que después de la desinfección el geriátrico podría habilitarse nuevamente, la decisión de la gobernación es que no. Espera que sea el Ministerio de Salud el que defina a dónde se los llevará.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.