Piden perpetua para Ribelli y Telleldín

El fiscal Alberto Nisman hizo extensivo el reclamo a los demás detenidos; solicitó investigar las irregularidades del caso
(0)
13 de febrero de 2004  

La solemnidad del momento alcanzó para llenar la escena. El fiscal Alberto Nisman alzó la voz y pidió que los principales acusados por el atentado contra la AMIA Carlos Telleldín y los ex policías Juan José Ribelli, Mario Bareiro, Anastacio Leal y Raúl Ibarra sean condenados a la pena de reclusión perpetua como partícipes necesarios del ataque terrorista.

Con este petitorio culminaron los alegatos de la acusación en este juicio oral y público que ya lleva casi dos años y medio y se acerca al final del proceso. Además, la fiscalía pidió que otros nueve ex policías y un abogado acusados de otros delitos sean sentenciados a penas que van de un año de prisión en suspenso a quince años de reclusión.

Como agravantes de la conducta de los acusados la fiscalía consideró que la magnitud del atentado, con un resultado de 85 muertos, y su mecánica, es decir, la utilización de un coche bomba, revelan desprecio por la vida y una desaprensión sin límites.

En todos los casos los acusadores reclamaron que se compute un día de reclusión por cada dos días que permanecieron detenidos con prisión preventiva, con lo que, para el cómputo de la pena, se duplica el tiempo que deberían permanecer presos, en caso de que el tribunal acceda al pedido del fiscal.

Sólo este detalle alcanzó a levantar un murmullo en la fila de acusados, la mayoría de los cuales se encuentra en libertad. Es que son juzgados por la comisión de delitos como asociación ilícita, extorsión, secuestro extorsivo, falso testimonio y falsedad de actas. Principalmente se los acusa de haber integrado una banda dedicada a cometer delitos, entre los que el fiscal enumeró, en algunos casos, las detenciones que sufrió Telleldín a manos de los ex policías, que le reclamaban bienes y dinero para dejarlo en libertad.

Los principales imputados por el atentado Telleldín, Ribelli, Ibarra, Leal y Bareiro, únicos presos, acusados como partícipes del atentado, se mantuvieron impertérritos ante el pedido de condena. La sala de audiencias estaba casi vacía y el aire acondicionado calaba los huesos.

El fiscal pidió que sean absueltos los ex policías Víctor Cruz, Claudio Araya, Daniel Quinteros y Argentino Lasala, además de Ariel Nitzcaner, Hugo Pérez y Miguel Jaimes. Estos últimos relacionados con Carlos Telleldín.

Nisman reclamó, además, incluir en la causa principal por el atentado contra la AMIA que se tramita en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral a la esposa de Telleldín, Ana Boragni, en calidad de partícipe.

Irregularidades

Luego enumeró las irregularidades que pueden convertirse en delitos cometidos durante la instrucción del caso y que surgieron en el juicio.

Por eso pidió enviar al juzgado federal de Claudio Bonadío, que investiga a su colega Juan José Galeano, los antecedentes que prueban que se le pagaron a Telleldín 400.000 dólares. A pesar de que en su alocución de anteayer fue duro con Galeano y dijo que actuó al margen de la ley, ayer no reclamó que se giren las actuaciones al Consejo de la Magistratura.

En la lista de lo que se debe investigar, la fiscalía colocó al juez del Tribunal de Casación bonaerense, Federico Domínguez, pues del juicio surgió que pudo haber presionado, con promesas de dinero a impunidad, a testigos y acusados para que declararan contra Ribelli.

También se pidió investigar al abogado Gustavo Semorile por secuestro, pues declaró ante Galeano como testigo de identidad reservada y en el juicio surgieron indicios de que, en verdad, pudo haber sido cómplice de los ex policías juzgados por extorsionar a Telleldín.

Además se amplió la imputación al ex comisario Luis Vicat y al ex comisario Angel Salguero, que introdujo la pista carapintada en la causa, lo que el fiscal consideró un desvío urdido por Ribelli para alejar las sospechas que se cernían sobre él y sus hombres. El fiscal reclamó que se le abra una causa por instigación al falso testimonio.

Pidió investigar, además, si hubo irregularidades en el acta que se labró cuando se encontró el motor de la Trafic entre los escombros de la AMIA, la actuación del ex capitán Héctor Vergés en la causa, que apareció entrevistándose con Telleldín y ofreciéndole dinero, supuestamente en nombre del Gobierno, para que acusara en falso a unos libaneses. Además, entendió que se deben investigar las escuchas telefónicas sin orden judicial realizadas por la SIDE a la embajada de Irán.

En diez días seguirá el juicio con los alegatos de los defensores de los acusados. Los encargados de abrir el fuego serán los abogados del mecánico Carlos Alberto Telleldín.

Pedido del fiscal

Carlos Telleldín: homicidio, lesiones, daños, falsedad de documento. Pena: reclusión perpetua.

Juan José Ribelli: homicidio, lesiones, daños, extorsión, privación de la libertad, falso testimonio, coacción y asociación ilícita. Pena: reclusión perpetua.

Raúl Ibarra: homicidio, lesiones, daños, privación de la libertad, extorsión, secuestro, instigación al falso testimonio. Pena: reclusión perpetua.

Mario Bareiro: homicidio, lesiones, daños, secuestro, privación de la libertad, extorsión. Pena: reclusión perpetua.

Anastacio Leal: homicidio, lesiones, daños, privación de la libertad, extorsión, secuestro, asociación ilícita. Pena: reclusión perpetua.

Bautista Huici: secuestro, falso testimonio, asociación ilícita. Pena: 9 años.

Marcelo Albarracín: secuestro extorsivo, asociación ilícita. Pena: 10 años.

Alejandro Burguete: asociación ilícita y falsedad de documento público. Pena: 7 años.

José Arancibia: asociación ilícita, falsedad ideológica de documento. Pena: 6 años.

Oscar Bacigalupo: asociación ilícita, falsedad ideológica de documento. Pena: 6 años.

Jorge Rago: secuestro, extorsión, privación de la libertad y falsedad ideológica de documento. Pena: 13 años.

Juan Botegal: secuestro. Pena: 10 años.

Diego Barreda: secuestro, privación de la libertad, asociación ilícita y extorsión. Pena: 15 años.

Marcelo Casas: falso testimonio. Pena: 3 años en suspenso.

Eduardo Toledo: falso testimonio. Pena: 1 año en suspenso.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.