Pinamar, una temporada bien arriba