El palacio de la discordia. Poca gente y muchas críticas en el abrazo simbólico al Duhau