Lo decidió el gobierno provincial. Podrán subastar los automóviles secuestrados por infracciones