Un cliente irascible. Por culpa de una cerveza