Por la calle

Por Juan Carlos Insiarte
(0)
5 de diciembre de 2001  

Desaparecidos

En la plaza Irlanda, Gaona y Donato Alvarez, todos los bancos desaparecieron y el organismo oficial encargado de reponerlos hizo oídos sordos a los reclamos. Los habituales concurrentes al paseo deben sentarse sobre la tierra o en el borde de los canteros. Juan Carlos Quiñoy Woods denunció ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad que “los pocos bancos que quedaban fueron desapareciendo”.

La Defensoría recomendó la urgente reposición de los asientos y recordó al director general de Espacios Verdes su deber legal de responder los oficios enviados, ya que le envió reclamos en agosto y septiembre y nunca se les contestó.

No todo está perdido

David Ojalvo tuvo un ferviente reconocimiento a la respuesta inmediata que tuvo del Gobierno de la Ciudad para un reclamo por un hundimiento de calzada. “El viernes 23 de noviembre, frente a nuestro garaje de Juan B. Alberdi 2207, en Flores, apareció en el pavimento un pozo de un metro de diámetro y de gran profundidad”, relató. “Con escepticismo, el lunes siguiente, a las 8, llamé a reclamos, y a las 13 del mismo día el pozo estaba tapado y el pavimento reparado”, elogió Ojalvo, y exclamó: “¡No todo está perdido!”

Salpicaduras

El parroquiano César Kulfas pidió una explicación a las autoridades: ¿Qué clase de material utilizan para la reparación de las veredas del Colegio Mariano Moreno, en Rivadavia al 3500?

Comentó este vecino que “en lo que va del año la vereda del colegio fue reparada en dos ocasiones, la última hace apenas dos meses, y ya están nuevamente los baldosones flojos. Está de más decir que, con tantas lluvias, al pisarlos, las salpicaduras están a la orden del día y ni qué decir de la reiteración de los costos”, puntualizó Kulfas.

Para comunicarse con esta columna, los lectores que deseen hacer llegar sus inquietudes pueden hacerlo al siguiente correo electrónico: jcinsiarte@lanacion.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.