Por la calle

Por Juan Carlos Insiarte
(0)
31 de diciembre de 2001  

Infierno en Barrio Norte

“La otrora tranquila y atrayente plaza Vicente López se ha convertido en un infierno”, se quejó Amelia Fernández Casaux, vecina de Barrio Norte.

Dijo que los perros que se juntan en los dos caniles atruenan a la vecindad con sus ladridos. Además, los chicos comienzan a jugar con bombas de estruendo y cohetes artificiales a partir de octubre, lo que altera el descanso de todos durante varios meses.

Fernández Casaux dijo que a pesar de que no se puede vender material pirotécnico a menores de 16 años, son siempre éstos los que lo usan.

Relató que los colectivos que giran por Las Heras hacia Montevideo aceleran los motores con tal intensidad que da la impresión de que son turbinas de avión por el estruendo que producen.

Al desolador panorama se suman, merced a la situación económica, los sin techo que se han afincado y duermen en la plaza, por lo que tan sólo resta a los vecinos emigrar en busca de lugares más tranquilos.

Padecimientos

Marcelo Herbst reiteró sus quejas acerca de los padecimientos que sufren los vecinos de Ramón Freire, entre Zabala y Céspedes.

Relató que los ruidos molestos y la inseguridad son moneda corriente, como también lo son las conductas de individuos que se asientan en esa zona.

“Estas conductas –dijo Herbst– son violatorias del código contravencional y significan un riesgo para la vida de las familias de la cuadra y para las propiedades.”

“¡Necesitamos vivir en paz, con tranquilidad y seguridad!”, fue el clamor de los vecinos que aguardan una pronta solución a su problema.

Para comunicarse con esta columna, los lectores que deseen hacer llegar sus inquietudes pueden hacerlo al siguiente correo electrónico: jcinsiarte@lanacion.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.