Por la calle

Por Juan Carlos Insiarte
(0)
3 de mayo de 2003  

Respuesta inmediata

Varios baches denunciados por lectores de LA NACION fueron subsanados en forma casi inmediata, más allá del plan de reparación de pavimentos que tiene un diagrama preestablecido.

Gregorio Santos Di Lazzaro, vecino de Barracas, hizo especial mención de la rápida reparación del gran bache, tras reiteradas quejas y habiendo siendo un particular afectado, pues cayó dos veces en esa trampa. El pozo estaba en la avenida Ingeniero Huergo, a la altura del Edificio Libertador, del Estado Mayor General de Ejército.

También fue reparado el bache de Solís al 400 y el hundimiento que se había producido en Juan Bautista Alberdi 2039, en la parada de colectivos, lugar en el que se habían caído varias personas, según consignaron los damnificados con reiteración y cierta preocupación.

Calles deterioradas

José E. De Pascuale, vecino de la avenida La Plata 2642, solicitó que se incluyera en el plan de reparación de pavimentos el tramo de Bolivia entre Juan F. Aranguren y Avellaneda, en Flores.

Asimismo, vecinos de Nueva Pompeya pidieron que sea repavimentada la calle José Pío Mujica, del 2300 al 2900, esto es, entre Las Palmas y la avenida Francisco Fernández de la Cruz, en Nueva Pompeya.

Operativo desramado

A pedido de los vecinos de Villa Crespo, quienes recolectaron más de 300 firmas, se iniciaron los trabajos de desramado en Juan Ramírez de Velazco. Estas tareas encaradas por el Gobierno de la Ciudad se realizan dentro del programa de respuesta rápida de la Subsecretaría de Logística y Emergencias.

Ahora, este operativo está concentrado en Juan Ramírez de Velazco, entre el 100 y el 400, esto es, entre las avenidas Corrientes y Scalabrini Ortiz, e incluirá unos 70 árboles. Las autoridades dieron prioridad a este reclamo en razón de que la zona revestía peligro, según habían insistido los vecinos. El hecho fue comprobado por los operarios, ya que Juan Ramírez de Velazco estaba totalmente cubierta por ramas de ambas veredas, las que obstruían el paso de la luz y cubrían los semáforos y las señalizaciones preventivas para el tránsito y los peatones.

Arbol en peligro

El fresno americano que está en Báez 570 corre serios riesgos de sucumbir. Esto es así por decisión de alguna persona desaprensiva, o probablemente por alguna empresa de servicios, que no puede desconocer que terminará con el árbol si no se le quita el cemento de la base donde está plantado.

María Lina Lo Prete de Cornille, vecina de Las Cañitas, alertó acerca de esta situación con la finalidad de salvar el ejemplar y alertar a las autoridades para que lo preserven como corresponde.

"Todo indicaría –dijo– que quien hizo semejante estropicio tomó la decisión unilateral sobre el árbol para troncharlo desconociendo que no es propio, sino de la comunidad."

Sorpresa peligrosa

"He descubierto en la esquina de Larrea y Paraguay, situada casi debajo de la columna que señala la denominación de las calles, una tapa de acero que está partida en dos", alertó el vecino Alejandro Olmedo Zumarán.

Este despropósito resulta una peligrosa sorpresa, ya que puede ocasionar una desgracia a peatones desprevenidos, pues se ha convertido en uns trampa que podría hacer caer al vacío del pozo a un niño o incluso a un adulto, de los muchos que por allí transitan.

Para comunicarse con esta columna, los lectores que deseen hacer llegar sus inquietudes pueden hacerlo al siguiente correo electrónico: jcinsiarte@lanacion.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.