Por qué ellos ya no son tan fuertes