Por una cruzada en la web, una directora de un colegio destruido consiguió un nuevo edificio