Presentan hoy a la Corte Suprema el plan de saneamiento del Riachuelo

Habrá una única autoridad de cuenca; se relevarán industrias y se harán estudios epidemiológicos
Laura Rocha
(0)
24 de agosto de 2006  

Un ente interjurisdiccional con poder de policía en la cuenca; el relevamiento y la aplicación de planes sustentables de producción a las industrias emplazadas en la zona, y el estudio epidemiológico y la relocalización de aquellas personas que vivan en una situación intolerable son algunas de las medidas que hoy presentarán el gobierno nacional, el de la provincia de Buenos Aires y el de la Capital ante la Corte Suprema de Justicia en un plan integral de saneamiento del Riachuelo.

LA NACION sumó a los planes de corto, mediano y largo plazo de la provincia y de la ciudad de Buenos Aires un proyecto de ley de emergencia ambiental -que sería presentado pasado mañana por el presidente Néstor Kirchner-, que se establecería por un plazo de cinco años.

"Presentaremos un plan para la cuenca Matanza-Riachuelo en el que, por primera vez, existe un criterio de acción unificado entre la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad", dijo Romina Picolotti, secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

El trabajo que se presentará en la Corte incluye el convenio para relocalizar los depósitos de 12 empresas químicas del Polo Petroquímico de Dock Sud y la relocalización de las 300 familias que viven en la Villa Inflamable.

"La provincia de Buenos Aires hizo el aporte de todos sus planes para el corto plazo sobre el trabajo de la cuenca, tanto en obras públicas para control de inundaciones como para todo lo que sea saneamiento ambiental. Y hará lo que corresponda en el tema del control de industrias, producción más limpia, y control y fiscalización de acuerdo con las leyes provinciales", dijo Silvia Suárez Arocena, secretaria de Política Ambiental bonaerense.

Empresas demandadas

La provincia también presentará ante la Corte las carpetas de las 44 empresas demandadas por la contaminación en las que figuran las inspecciones y las fiscalizaciones que se han hecho. Otro de los aportes es la ley que está en la Legislatura bonaerense que busca que el reciclaje de residuos sea una realidad.

"Declarar la emergencia por cinco años es el inicio del camino cierto y serio. Pero para cualquier plan se necesita no sólo la denuncia del vecino y el ciudadano, sino también su participación, lo que significa compromiso", opinó Suárez Arocena.

La Capital también presentó su plan en el que está incluido el control de industrias; la urbanización de villas y asentamientos; la limpieza de la ribera del Riachuelo -la municipalidad de Avellaneda replicarán lo realizado en la ciudad- y se concretará la apertura de calles que permitirá unir la avenida 27 de Febrero con la Autopista Buenos Aires-La Plata.

Además, al haber sancionado la Legislatura la semana pasada la ley de emergencia ambiental, a pesar de la negativa del kirchnerismo porteño que pretendía que la ley nacional saliera primero, se determinó que se harán estudios toxicológicos a la población de la cuenca, se estudiarán la relocalización de la gente que vive en lugares no seguros, y se limpiarán los basurales a cielo abierto.

Para poder hacerlo los legisladores habilitaron al Poder Ejecutivo un presupuesto de 300 millones de pesos.

El plan incluye además la realización de obras de cloacas y de redes de agua potable para el 75 por ciento de los habitantes. Los trabajos incluyen la construcción de una cloaca máxima que colecte los desperdicios de la Capital y una planta de tratamiento de efluentes en Berazategui que debía construir Aguas Argentinas. Ahora deberá hacerlo la estatal Aysa.

El 20 de junio pasado, el máximo Tribunal ordenó -en una sentencia inédita- que la Nación, la Ciudad y la provincia elaboren un plan para sanear el Riachuelo. Hoy se cumplen los 30 días fijados como plazo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.