Pretenden impugnar un peritaje clave

Es el que determinó que se usó pegamento en las heridas de la víctima; hoy el fiscal pedirá la prisión preventiva de Carrascosa El juez de la causa tendrá tiempo hasta el jueves para resolver si acepta o rechaza el pedido de Molina Pico La defensa denunció ante la Justicia que "plantaron" evidencias en su contra
(0)
10 de mayo de 2003  

Hoy al mediodía el juez de garantías de San Isidro Diego Barroetaveña tendrá sobre su escritorio el pedido del fiscal de Pilar Diego Molina Pico para que dicte la prisión preventiva de Carlos Carrascosa por el crimen de su esposa, María Marta García Belsunce.

En un intento por desactivar el más contundente de los indicios en los que se basará el fiscal, los defensores del viudo presentaron ayer una denuncia penal porque creen que se manipularon las conclusiones del peritaje que detectó rastros de un adhesivo en el cráneo de la víctima, supuestamente usado para tapar los orificios de bala.

Este fue el nuevo elemento más firme que obtuvo Molina Pico contra Carrascosa en estos 30 días que lleva detenido. Los vestigios del cianoacrilato, sustancia conocida comercialmente con el nombre de La Gotita, fueron hallados por expertos en el Centro de Investigación y Desarrollo de Ciencias Aplicadas de la Universidad de La Plata en una de las muestras de piel, identificada con la letra D, que rodeaba la agrupación de tres disparos, cerca de la sien izquierda de la víctima.

Los dos peritos nombrados por Carrascosa, el médico Miguel Angel Luis Castro y el comisario Edgardo Russo, estuvieron presentes y firmaron el acta tras el experimento. Aunque rubricaron otra acta simultánea en la que dejaron constancia de que los envases que contenían las muestras de piel tenían los sellos de lacre violados y eran transportados en una caja de zapatos o zapatillas.

Amparándose en esas circunstancia, ayer al mediodía el abogado de Carrascosa, José Licinio Scelzi, presentó la denuncia ante el fiscal de Pilar Eduardo Vaiani.

En su relato, el letrado destacó que ni los médicos forenses que realizaron la autopsia del cuerpo de María Marta García Belsunce advirtieron en su informe acerca del pegamento endurecido ni tampoco la Gendarmería Nacional cuando buscó adhesivos y no los encontró.

Anoche, fuentes de la Procuración bonaerense dijeron a LA NACION que el estudio pericial de los expertos de la universidad platense se realizó quemando la piel y concentrando los gases liberados. Al estudiarlos se obtuvo allí el rastro. En cambio, la Gendarmería Nacional utilizó otro procedimiento.

Scelzi, en su denuncia, destacó además que el 6 de abril último el procurador bonaerense Eduardo Matías de la Cruz dijo en una entrevista realizada por el LA NACION: "Hay una trama muy difícil de descubrir. Está claro que sus allegados (de la víctima) no cometieron una serie de errores, sino que hubo encubrimiento. A tres heridas de bala entre la oreja y la ceja izquierdas las cerraron con La Gotita".

"Resulta demostrativo que el señor procurador dispuso de la capacidad de prever el resultado del peritaje realizado anteanoche (por el jueves), en un marco ya cuestionado con 30 días de anticipación", resaltó el abogado defensor.

No obstante estos intentos por cuestionar la legalidad de la prueba, Molina Pico incluirá las conclusiones en el pedido de prisión preventiva, que elaboraba anoche. El juez Barroetaveña tendrá ahora, a partir de hoy, cinco días corridos, es decir, hasta el jueves próximo, para decidir si convierte la detención de Carrascosa en prisión preventiva.

El fiscal sumó el peritaje a otros indicios: las declaraciones de media docena de testigos que sostienen que el viudo no estuvo en su casa mirando TV la tarde del 27 de octubre último, como dijo, sino tomando un café en el club house de Carmel.

Los relatos de otros asistentes a la casa de Carmel esa noche que aún no fueron evaluados, como el del médico Manuel Nšltig, que declaró que en presencia de Carrascosa Nora Burgués de Taylor no le permitió ver el cuerpo de la víctima porque le dijeron que ya había fallecido.

Si bien poco colectó el fiscal sobre los supuestos móviles del crimen, como le pidió el juez, destacará que pesa en contra del detenido que fue el primero que halló el cuerpo e instaló la idea del accidente, además de haber participado en un cónclave familiar donde se decidió arrojar al inodoro el plomo de un proyectil calibre 32 largo que la familia dice haber confundido en ese entonces con el soporte de un estante de biblioteca.

Del análisis de estos indicios depende ahora la detención de Carrascosa.

Falso cronista

  • Los cronistas que ayer estaban en la fiscalía de Pilar tuvieron un compañero desconocido en sus tareas. El joven, vestido con una remera rayada, les preguntó sobre los peritajes que determinaron la existencia de un pegamento, que, según interpretaba, favorecía la posición de Nicolás Pachelo, un vecino de Carmel, de quien sospecha la familia de la víctima. Los periodistas, extrañados, advirtieron que el cronista no era otro que el propio Pachelo, que salió corriendo. Su abogado, Roberto Ribas, dijo que su cliente no preguntó nada y que se acercó al grupo por curiosidad.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.