Prisión perpetua para cuatro acusados por el crimen del niño asesinado y enterrado en un pozo ciego