Prisión perpetua para un joven que admitió haber violado y matado