Punta del Este ante la mejor temporada de su historia