Punta del Este "vende" seguridad y facilidades de pago con tarjeta

La rápida respuesta a las medidas económicas argentinas intenta captar al turismo
(0)
8 de diciembre de 2001  

PUNTA DEL ESTE.- Desterrar la idea de que este balneario es sólo para "ricos y famosos" es uno de los principales desafíos que se ha planteado la intendencia uruguaya de Maldonado para esta temporada.

Por eso, promete actividades más variadas, una amplia gama de precios y servicios, seguridad y facilidades de pago.

Los operadores y las autoridades municipales confían en que ésta será una buena temporada.

Es cierto que cuentan en su favor con el renacimiento del turismo regional, producto de los ataques a Nueva York y a Washington, pero también lo es que deberán enfrentar no pocas dificultades.

A saber: Punta del Este está bien acostumbrada a los argentinos, en su mayoría porteños, bonaerenses, cordobeses y rosarinos.

Las tarjetas de crédito son bienvenidas y, a raíz de las nuevas medidas económicas argentinas, aceptan las de débito.

Nuestra moneda circula allí tanto como el dólar y el peso uruguayo. Pero esta temporada los patacones y otros bonos provinciales ponen a los operadores en un aprieto, ya que quienes pretendan usarlos deberán desistir de la idea de veranear en las playas orientales.

El cambio monetario tampoco ayuda.

Cotización

De acuerdo con la cotización de ayer, un peso argentino equivale a siete pesos uruguayos (la última semana pagaban el doble) y a 50 centavos de dólar, mientras que un dólar es igual a 14 pesos uruguayos.

Además, deben hacer frente a la retracción de la demanda de argentinos debido a la crisis que atraviesa nuestro país y al cambio que beneficia a los brasileños más que otros años, una dura competencia también para los destinos argentinos.

Para entender qué tanto afecta nuestra situación económica a Punta del Este es necesario saber que los argentinos representan el 81 por ciento de los turistas extranjeros que veranean en ese balneario, la gran mayoría de los que eligen esas playas.

Y a ellos les siguen los brasileños.

El contrapeso está dado por el nuevo esquema turístico que se presenta a nivel mundial, diseñado después de los atentados del 11 de septiembre último, que los favorece y ofrece una buena oportunidad para torcer la balanza en su favor.

El hecho es que muchos de los que antes elegían Miami u otros destinos de los Estados Unidos y hasta del Caribe -o Europa misma- se volcarán esta temporada al turismo regional.

Y allí es donde Punta del Este se hace fuerte y busca atraerlos con una gama de servicios y actividades que va más allá del sol y la playa, y alcanza a estancias rurales, cabalgatas, vuelos en planeadores o aladelta, cacería en 4x4, pesca profunda, buceo, regatas, actividades culturales en galerías de arte y museos, entretenimientos y también espectáculos. (El lector encontrará más información en el suplemento Turismo que publicará LA NACION en su edición de mañana.)

Tranquilidad

La seguridad es uno de los leitmotiv que Uruguay siempre supo explotar. Y este año se perfila con más razón aún.

"Queremos que las familias se sientan seguras. Que estén tranquilas de que los chicos pueden andar por la calle en bicicleta, sin ningún tipo de problemas. El último año incorporamos unos 300 efectivos más a las calles y este año también vamos a hacer lo necesario para que el balneario sea totalmente seguro", dijo el intendente de Maldonado, Enrique Antía.

Unos dos millones de personas eligieron Uruguay para pasar sus vacaciones la última temporada, y entre 600.000 y 700.000 lo hicieron en la zona de Maldonado.

Conscientes de que los costos representan en estos momentos un factor decisivo a la hora de elegir un rumbo para muchísimos turistas, las autoridades de Punta del Este buscan adoptar políticas para, como mínimo, mantener los precios del año último y hasta, de ser posible, bajarlos.

Adaptación

"Sabemos de las dificultades de la región y estamos tratando de adaptarnos a la nueva situación. Si uno quiere ir a comer afuera, por ejemplo, existe una gran variedad de precios. No es necesario gastar muchísimo, como algunos creen. Lo mismo pasa en todos los demás rubros", aseguró Javier Sena, presidente de la Junta del Departamento de Maldonado.

En este sentido, Antía aseguró que quieren cambiar la idea que se tiene del balneario: "Es un error creer esa imagen que muestra a Punta del Este como exclusiva de ricos y famosos. Maldonado tiene unos 100 kilómetros de playas, desde Piriápolis hasta José Ignacio, en las que hay una enorme diversidad de ofertas".

Y lo cierto es que existen grandes diferencias en los precios.

Sólo para dar un ejemplo, alquilar un departamento de dos dormitorios en alguna de las paradas de la Mansa durante enero cuesta 1500 pesos.

Mientras que otro con la misma capacidad, pero en la zona de Península, sale 2500; en La Barra, 3500, y en José Ignacio, 4500.

Más precios

Las plazas inmobiliarias constituyen el 80 por ciento de las camas con que cuenta Punta del Este, que se completan con otras 3000 plazas hoteleras, de acuerdo con Susana Gaibisso, presidenta del Centro de Hoteles y Restaurantes.

Los establecimientos varían entre los 35 pesos diarios para un hotel de una estrella hasta 270 o más para uno de cinco estrellas.

Los servicios en la playa -que en años anteriores no respetaban parámetro alguno en la relación precio-calidad- también bajaron sus costos hasta equipararse con los balnearios argentinos.

Una gaseosa en la playa, por ejemplo, cuesta un dólar, mientras que un pancho o un choclo, cincuenta centavos.

El turismo de estancia está bien explotado en Punta del Este y pueden conseguirse habitaciones a partir de los 80 pesos.

Es posible pasar un día en un establecimiento u hospedarse allí, para disfrutar de cabalgatas o compartir tareas con los trabajadores del lugar, ya sea ordeñar por la mañana, esquilar, domar o herrar.

Trámites más sencillos

  • Uruguay y la Argentina suscribieron un convenio para la libre circulación de personas con el fin de facilitar los trámites en los pasos de fronterizos. El canciller uruguayo, Didier Opertti, dijo que el acuerdo facilita el tránsito de personas por los puentes binacionales durante el verano: "La idea es transformar en permanente la normativa, más allá de la temporada turística", aseguró. Entre diciembre y marzo se registra el mayor ingreso de viajeros argentinos a Uruguay. El convenio contempla "algunos mecanismos de garantía para el control de personas que puedan estar sindicadas como presuntas autoras de delitos", dijo Opertti.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.