Punto débil: cómo montar un show del Indio, el problema de siempre