Qué dice la ciencia post-normal del coronavirus y de lo que vendrá después de la pandemia

Desde Italia, el matemático creador de la ciencia post normal Silvio Funtowicz, propone las bases para reconstruir la sociedad.
Desde Italia, el matemático creador de la ciencia post normal Silvio Funtowicz, propone las bases para reconstruir la sociedad.
Sabrina Cuculiansky
(0)
13 de mayo de 2020  • 11:39

El epistemólogo y matemático argentino Silvio Funtowicz, que creó un sistema de notación dirigido a la caracterización de la incertidumbre y la calidad de las expresiones cuantitativas, expresó desde Milán que estamos en un contexto mundial en el que nos tenemos que olvidar de "la verdad", de la verdad de Galileo porque no hay tiempo para eso.

La ciencia post-normal es una ciencia que se hace sobre la marcha. Tal como lo planteó recientemente el director de la revista Science cuando dijo que tenemos que volar un avión del cuál aún no tenemos los planos.

"Las ciencia post-normal no es una ciencia que podemos hacer en un laboratorio, como si el virus que provoca el Covid-19 estuviera neutralizado en el laboratorio y tenemos todo el tiempo del mundo, sino que debemos responder rápidamente y, fundamentalmente, debemos responder a la necesidad política", explica desde Milán Funtowicz, que creó este nuevo paradigma de ciencia junto al epistemólogo inglés Jerome Ravetz en los 90 cuando analizaron el fracaso de Chernobyl y del Challenger.

Desde Italia, el matemático creador de la ciencia post normal Silvio Funtowicz, propone las bases para reconstruir la sociedad.
Desde Italia, el matemático creador de la ciencia post normal Silvio Funtowicz, propone las bases para reconstruir la sociedad.

La ciencia post normal se da cuando los hechos son inciertos, cuando la puesta en juego es elevada y cuando las decisiones son urgentes. "En estos momentos de Covid-19, quedan expuestos los conflictos entre los valores, los intereses y las perspectivas de una sociedad. Tenemos que hacer ciencia, pero logrando olvidar de que hay muchas cosas que no sabemos. Tenemos que olvidar que existe mucha incertidumbre, porque si esperamos tener certezas para trabajar va a ser demasiado tarde. Por lo tanto esta es una ciencia diferente que se aplica como un input a las políticas, se usa para las estrategias, y define los nuevos estándares", dijo.

Según Funtowicz, estamos en un contexto mundial en el que nos tenemos que olvidar de "la verdad de los números": no tenemos tiempo para eso. "No es que la ignoremos sino que debemos concentrarnos en lo que llamamos 'la calidad'. Y la calidad de un proceso siempre está relación a un objetivo y un propósito".

En la ciencia post-normal, el propósito se define fundamentalmente en el ámbito político-social y que está determinado con los valores que impone cada comunidad. "No tenemos forma de conocer la realidad, ni la verdad, ni las decisiones científicas a tomar, sino que debemos decidir junto con los gobiernos cuál es el propósito y para qué lo hacemos", propone.

Escuelas, hospitales, aviones, economía, elegir el objetivo es esencial para la ciencia post normal
Escuelas, hospitales, aviones, economía, elegir el objetivo es esencial para la ciencia post normal

Con la gran incertidumbre que plantea el Covid 19, la ciencia se enfrenta a este nivel de interrogante: "sabemos que no conocemos" pero al mismo tiempo "no sabemos qué cosa no conocemos". ¿Barbijo obligatorio? ¿Uso de aplicaciones móviles de seguimiento del contagio? ¿Apertura del confinamiento? ¿Presupuesto para aviones o para hospitales?

"Son todas preguntas con respuestas que no tienen consenso. Como no estamos más en el nivel de la ciencia normal de las matemáticas, no podemos pretender que haya convergencia y es por eso que vemos constantemente al epidemiólogo, al inmunólogo o al economista discutiendo en público por TV frente a la falta de certezas. La clave está en que cada comunidad debe decidir independientemente cuál propósito seguirá", explica el especialista que llegó desde Inglaterra a Italia en 1989 para desarrollar instrumentos sobre incertidumbre para la Comunidad Europea.

Aclara que esta crisis tiene efectos que van más allá del virus o los desencadenantes económicos: "Habrá efectos humanos, psicológicos, sociales que van a dejar traumas. Las consecuencias, por ejemplo, de los hogares con violencia y abusos o las familias numerosas encerradas en un solo cuarto. Desde nuestra perspectiva pensamos que ni los economistas, ni los epidemiólogos, ni los virólogos van a poder responder a estas preguntas porque se necesita una mayor diversidad de conocimientos, de experiencias y amplitud de intereses en relación a la resolución sobre como actuar".

El día después

A esta altura la gente se pregunta sobre cuándo se volverá a la normalidad. En Italia, Francia, Austria están pensando en "el después", y sobre el tema hay muchas divergencias como la de resolver si es mejor abrir las fábricas o exponerse a una segunda ola de contagio.

"Lo que hay que entender es que no se va a volver a la situación de antes, ni siquiera con la vacuna. La pregunta es si la normalidad que teníamos antes es la que queremos. Porque cuando no se hablaba de virus, se hablaba de cambio climático y de limitar las emisiones porque no queríamos esa "normalidad" que traía destrucción. Desde las Naciones Unidas se buscaban logros en sustentabilidad para 2030 pero Covid 19 puso de manifiesto un nuevo conflicto sobre el medio ambiente. El confinamiento logró muy poco de lo necesario para frenar el cambio climático, entonces, cómo se va a lograr y, sobre todo, quién va a pagar por eso. Hay que reflexionar qué tipo de sociedad queremos, porque esto no es solamente una crisis, sino que es una oportunidad para repensar estos modelos que teníamos y que ya sabíamos que eran insostenibles. La ciencia puede aportar ideas, opciones y propuestas, pero la decisión es de un cuerpo político que deber ser sano y en donde todos tengamos el mismo derecho".

El epicentro de la ciudad de Buenos Aires vacio por el Civid
El epicentro de la ciudad de Buenos Aires vacio por el Civid

Profesor de Universidad de Bergen, Noruega, en los últimos dos años sus investigaciones se centraron en la crisis de la ciencia respecto a los problemas de fraude entre la tecnociencia y los intereses financieros y comerciales. Y, como consecuencia asociada de lo anterior, Funtowicz estudia la profundización de la crisis de la democracia.

"El Covid o el cambio climático demuestran que los problemas que tenemos que afrontar tienen desafíos de carácter complejo. No son simplemente reducibles a problemas técnicos ni científicos. Porque aunque venga la vacuna, que seguro va a venir en un tiempo muy rápido, no va a resolver los desafíos que tenemos como planeta, humanidad o ecosistema", concluye.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.