Qué es el Jetlag y cómo combatirlo

El jetlag altera no solo los ciclos del sueño y la vigilia, sino también el desarrollo de muchas funciones físicas, supeditadas a ciclos de 24 horas
El jetlag altera no solo los ciclos del sueño y la vigilia, sino también el desarrollo de muchas funciones físicas, supeditadas a ciclos de 24 horas Crédito: Pixabay
El Dr. Carlos Manrique nos da algunos consejos para sobrellevar mejor los efectos del cambio horario en los viajes
(0)
29 de septiembre de 2016  • 10:16

Qué es el Jetlag

Esa sensación de cansancio y mareo que experimentamos al llegar a un destino con diferencia horaria respecto a la localidad de origen es conocida como Jetlag. El cambio rápido de lugar y de zona horaria provoca un trastorno en el ciclo diario de una persona. No sólo se alteran los ciclos del sueño y la vigilia, sino también el desarrollo de muchas funciones físicas, que están supeditadas a ciclos de 24 horas.

Según el Doctor Carlos Manrique, Director Médico de Bombicino Diagnósticos, los síntomas del Jetlag suelen ser más intensos en vuelos hacia el este que en vuelos hacia el oeste. “Esto se debe a que, en estos últimos, el ‘reloj interno’ humano queda expuesto a un ciclo superior a 24 horas. Si se viaja del este hacia el oeste (por ejemplo, de Buenos Aires a Sidney en Australia), el día se alarga, lo que no supone ningún trastorno grave del ciclo biológico. El cuerpo humano tarda un 20% menos en adaptarse al nuevo horario que en un viaje hacia el este (por ejemplo, de Argentina a París), en el que, en cambio, “pierde” varias horas. Es por eso que es mucho más molesto el Jetlag en un viaje de ida a Europa que en un viaje de regreso”, explica el médico.

Consejos generales para combatir el Jetlag

Durante el vuelo

- Cambie la hora de su reloj al embarcar y ponga la del lugar de destino, con el fin de ir asimilando mentalmente el nuevo ciclo horario durante el viaje

A su llegada

- Intente adaptarse al nuevo ciclo horario: acomódese al horario de comidas de su destino y no se acueste hasta que se haya puesto el sol

- La primera noche después de su llegada, intente dormir las horas suficientes

- En la medida de lo posible, evite realizar esfuerzos durante los dos primeros días, para dar a su cuerpo el tiempo necesario para adaptarse al nuevo ciclo horario

- Procure evitar la ingestión de somníferos y de melatonina, que pueden ocasionar trastornos adicionales en su organismo

- Pase el mayor tiempo posible al aire libre - la luz diurna contribuye a acelerar el proceso de adaptación de su cuerpo al nuevo entorno

Crédito: Pixabay

- Si se trata de un viaje corto, intente mantener el ciclo día/noche de su país de residencia. De este modo, evitará un “doble“ jetlag.

- Si es posible, tómese uno o dos días libres a su regreso para quedarse en casa, lo que le permitirá adaptarse tranquilamente de nuevo al ciclo horario de su propio país.

- Si viaja hacia el oeste, intente permanecer despierto durante el vuelo, muévase y consuma muchas bebidas sin alcohol para combatir el sueño y consuma alimentos ricos en proteínas (queso, pescado, carne, huevos, lácteos), que le ayudarán a mantenerse despierto más tiempo. A su llegada no se deje vencer por el sueño, no se vaya a la cama hasta que el sol se haya puesto en su país de destino y pase el mayor tiempo posible a la luz diurna. La luz inhibe la producción de la hormona melatonina, que causa sueño y predispone al organismo a dormir.

- Si viaja hacia el este procure dormir durante el vuelo, consuma alimentos ricos en carbohidratos (p. ej. fruta, patatas, pasta, arroz, yogur, zumos), que estimulan su necesidad natural de sueño. Los tés de frutas también contribuyen a conciliar el sueño. Pruebe con ejercicios de relajación en lugar de recurrir a los somníferos. Evite el consumo de alcohol como “somnífero”, puesto que su efecto es más potente a bordo que en tierra, acelera el proceso de deshidratación del organismo y prolonga el tiempo que éste necesita para adaptarse a la nueva zona horaria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.