Qué revelan las declaraciones juradas del gabinete porteño

Macri va a la cabeza, con un patrimonio de $27 millones; funcionarios adinerados
Macri va a la cabeza, con un patrimonio de $27 millones; funcionarios adinerados
Ángeles Castro
(0)
11 de mayo de 2008  

Siempre se supuso y ahora, declaraciones juradas mediante, puede afirmarse que buena parte de los funcionarios que ocupan los 15 cargos más altos del gobierno porteño son empresarios... acaudalados.

El jefe de gobierno de la ciudad, Mauricio Macri, alcanza el rango de multimillonario, con un patrimonio neto (activos menos pasivos) declarado de 27.478.905,46 pesos, mientras que los de cinco ministros y dos secretarios de Estado superan el millón de pesos.

En orden decreciente, aparecen el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, con 4.060.042,86 pesos declarados; el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín ($ 2.823.278,16); el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera ($ 1.746.407); el secretario de Comunicación Social, Gregorio Centurión ($ 1.390.461), y el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas ($ 1.081.983,5). Y, codo a codo en los últimos dos lugares, los ministros de Hacienda, Néstor Grindetti ($ 1.022.068,45), y de Ambiente y Espacio Público, Juan Pablo Piccardo ($ 1.020.646,39).

En todos los casos mencionados, el conjunto de posesiones está integrado por diferente cantidad de bienes inmuebles. Por eso, los patrimonios serían superiores: en las declaraciones juradas (DD.JJ.) sólo se deja constancia de la valuación fiscal de las propiedades, que es muy inferior al precio del mercado. Lo mismo suele ocurrir con las declaraciones patrimoniales de los funcionarios de los gobiernos nacional y provinciales.

Valores bursátiles

Hay otro rasgo volcado en las declaraciones juradas que parece ser distintivo de este equipo de gobierno: diez de los 15 principales funcionarios del Poder Ejecutivo poseen inversiones en valores que cotizan en Bolsa, sociedades o fideicomisos. Se trata de los ocho ya nombrados y de los ministros de Desarrollo Social, Esteban Bullrich, y de Cultura, Hernán Lombardi.

No resulta casual este perfil del gabinete porteño: Macri los eligió así para, argumenta, garantizar que la función pública sea desinteresada y evitar que sus colaboradores sean presa de la corrupción.

Por el contrario, de la gestión anterior apenas el entonces ministro de Producción, Enrique Rodríguez, declaró una cifra mayor al millón de pesos ($ 1.225.000), seguido de lejos por el resto del gabinete. Y sólo Rodríguez, la ex ministra de Cultura Silvia Fajre y el ex jefe de gobierno Jorge Telerman admitieron tener inversiones en títulos o en sociedades.

De la actual gestión, por debajo del millón de pesos de patrimonio se ubica el ministro de Salud, Jorge Lemus: suma 838.963,03 pesos, siempre según la declaración jurada que cada uno presentó en forma oficial. Un escalón más abajo se sitúa Bullrich, con $ 375.557,01, y luego Lombardi, con $ 124.943,95.

La lista cierra con los ministros de Educación, Mariano Narodowski ($ 104.637,85), y de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro ($ 99.025,5); la vicejefa de gobierno, Gabriela Michetti ($ 75.905,65), y el secretario general, Marcos Peña. Según su declaración jurada, éste tiene aparentemente sus cuentas en rojo: un activo de 75.374 pesos contra una deuda de 168.000 pesos adquirida por un crédito hipotecario.

Del jefe de gobierno

La mayor parte de los activos de Macri surge de sus acreencias, o sea, de lo que le deben personas físicas y jurídicas, un total de 12.234.620,15 pesos. En efectivo declara tener 235.472 pesos.

Sus principales deudores son su amigo Nicolás Caputo, accionista de la constructora Caputo SA (por $ 7.239.441 pesos), y su padre, Franco Macri (por $ 3.129.000).

El líder de Compromiso para el Cambio posee otros $ 9.889.076,28 depositados en bancos o entidades financieras; el grueso de ellos ($ 9.116.360,72) en una cuenta corriente de Merrill Lynch, en los Estados Unidos.

Además, reconoce capitales invertidos en ocho sociedades que no cotizan en Bolsa por $ 3.728.529,28. Entre ellas, no aparece Socma, que sí figuraba en su DD.JJ. anterior y que fue proveedora del gobierno porteño. Ser dueño de una empresa que contrata con el Estado local es incompatible con el ejercicio de la Jefatura de Gobierno y los ministerios (ver aparte).

Similar es el caso de Chaín: las acreencias constituyen casi el 40,5% de su patrimonio. El ministro declara más autos (cuatro) que el resto de los 15 funcionarios de la primera línea del gobierno de la ciudad. No dejan constancia de ningún vehículo Michetti, Montenegro, Lemus, Bullrich, Lombardi ni Grindetti.

Sin embargo, Montenegro contabiliza dos bienes muebles por 130.000 pesos sin especificar de qué se trata, por lo que podría, en definitiva, ser dueño de un automóvil. En cambio, Bullrich detalla en el mismo rubro una computadora y un televisor (por $ 8200) y Grindetti registra "muebles del hogar" (por $ 46.432).

Rodríguez Larreta posee su patrimonio concentrado en sociedades comerciales ($ 2.584.318,94) que, en su mayoría, son emprendimientos agropecuarios familiares. Junto con el ministro Cabrera, el jefe de Gabinete es el que denuncia mayor cantidad (cuatro) de inmuebles como propios.

Acceso a la información

  • Todos los funcionarios políticos del gobierno porteño están obligados a presentar la declaración jurada (DD.JJ.) de bienes. Deben hacerlo al asumir y, luego, actualizarla una vez por año. La norma alcanza al jefe y al vicejefe de gobierno, a ministros, secretarios y subsecretarios; a funcionarios del directorio de organismos descentralizados y autárquicos, incluidas sociedades del Estado, sociedades mixtas, bancos y organismos de control. Cada uno presenta una DD.JJ. pública y otra privada. Cualquier ciudadano tiene derecho a solicitar una declaración pública; puede gestionarla personalmente en la Escribanía General de Gobierno, que funciona en Balcarce 360, 5º piso.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.