Que tipo de padre sos según cómo y cuándo armas la mochila de tus hijos

Gapsi Pizzoleo arma la mochila con sus hijos
Gapsi Pizzoleo arma la mochila con sus hijos Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Evangelina Himitian
(0)
20 de febrero de 2019  • 12:15

Gapsi Pizzoleo todavía tenía los pies en el agua de Costa Esmeralda, muy cerca de Pinamar, cuando el Whatsapp de las madres del colegio entró en llamas. Ella todavía estaba de vacaciones, pero en Buenos Aires era temporada alta de mochilas. El debate dividía a las madres que ya habían resuelto el tema uniformes y estaban comprando útiles y las que, como ella, habían esperado a último momentos para organizar la compra de los materiales. "Muchas madres se organizaron y resolvieron todo antes de irse de vacaciones. Otras, que estaban de vacaciones en el mismo lugar que yo, se llevaron la lista y una librería de Pinamar que arma listas les resolvió todo. Yo en cambio, acabo de volver y estoy armando todo a último momento. A fin de año, llegué con la lengua afuera. Demasiado estrés escolar y sentí que tenía que hacer un corte. Decidí posponer para después de las vacaciones todo. Pero ahora no sé si fue la mejor decisión. Porque no consigo turnos para los aptos médicos antes de mayo", cuenta. Gapsi es Miss Little Touch, una reconocida instagramer, tiene una marca de zapatos y es mamá de Vicente, de 6 años, que empieza primer grado en el Holy Cross, de Silvestre, de 4 años y de Amelia, de 9 meses. Recorrer mayoristas no es una opción para ella. "No tengo tanto tiempo. Necesito resolver todo en un mismo lugar. Preferí la librería del barrio", cuenta.

La llegada de febrero marca para muchas familias el fin del espíritu vacacional. El primer pico de estrés llega, sobre todo para las madres, con el armado de la mochila, que según estima la asociación Consumidores Libres, este año llega con aumentos de entre el 40 y el 50 por ciento.

Hay dos grandes "cucos" a los que le temen casi todas las madres: a gastar una fortuna por el aumento de precios de la canasta escolar y a enloquecer completando la cada vez más extensa lista de materiales que envía el colegio. Ni que hablar del etiquetado de lápices, sacapuntas y otros útiles, que puede demandar toda una tarde de trabajo.

Y como a la guerra, al armado de mochilas nadie va sin estrategias. Las distintas tácticas permiten ahorrar dinero o tiempo. Comprar por mayor, comprar en noviembre antes de que suban los precios, intercambiar uniformes y libros con otras madres, comprar en abril, cuando empiezan las liquidaciones. Cada una tiene su estrategia para ganarle al sistema. Es por eso, que podría hacerse una categorización del tipo de madre, según cómo y cuándo arma la mochila de sus hijos.

La madre que organiza la compra colectiva

En casi todos los grupos de whatsapp hay una: la madre que se ocupa de organizar, desde el regalo de la maestra, hasta las compras escolares. Natalia Miranda, mamá de Nacho, de 8 años, que va a un colegio en Caballito es una de esas . Hace tres años, después de armar la mochila de su hijo para primer grado y de pasar el dato de mejores opciones en mayoristas, y hasta de ocuparse de comprar para otras madres, se le prendió la lamparita. Y lanzó su emprendimiento MiKit. La propuesta es que le pasen la lista del colegio y ella se encarga de armarla. Las madres de otros grados empezaron a solicitar sus servicios y ahora, a tres años, se encuentra trabajando a pleno, en temporada alta de mochilas. "A las madres les resuelve mucho y en la compra colectiva se hace una gran diferencia. Muchos nos piden etiquetas personalizadas, porque todo sale con nombre. Y les ofrecemos ese servicio, con el nombre y el personaje que el chico elija", cuenta Natalia.

La madre que terceriza la lista

Entre los padres que cierran los ojos y compran en la librería de la esquina, y los que pasan horas recorriendo mayoristas en Once y en Ciudadela, en los últimos años nació una nueva generación de madres: las que tercerizan las listas emprendedores del rubro de la librería: son casi siempre otras madres, que después de haber pasado por la experiencia de organizar la compra colectiva en el grupo de whatsapp, deciden lanzar el emprendimiento y solucionarle la vida a otras madres, felices de delegar esa tarea y de ahorrar comprando por mayor.

Hace unos diez años, Dalia Berger, decidió abandonar la librería física y junto con Ariel, su marido empezaron a ofrecer soluciones virtuales a los dilemas escolares. Desde el armado de listas, hasta el encargo durante todo el año de esas cosas que piden los colegios y que los padres tienen que salir a comprar a último momento. Ya sea, repelente, cinta bebé, un violín o esos libros que no se consiguen. Toman los pedidos por mail y en 24 horas los entregan sin costo de envío y sin pedidos mínimos. "En esta época del año estamos a full de pedidos. Porque las madres necesitan resolver. Y tenemos precios muy competitivos", dice Ariel. Además, ofrecen consejos desde la página de Facebook "Dalia, listas escolares", del tipo de evitar las mochilas y cartucheras de personajes, que son chinas y duran poco y preferir las de colores y motivos y con garantía de reparación.

También el supermercado Carrefour sumó este año una herramienta similar, apuntado a este tipo de madres: Un cotizador online para que el cliente pueda realizar su lista de manera virtual. Ingresando a www.vueltaalcolecarrefour.com.ar se pueden cotizar los productos, enviar la lista por Whatsapp a la sucursal más cercana y retirarlos 48 horas después.

La madre "last minute"

El acto de fin de año, el cierre de todas las actividades extraescolares... Gapsi Pizzoleo terminó el año con el estrés escolar al tope. Por eso, decidió postergar el armado de las mochilas para después de las vacaciones. Volvió hace una semana y ahora corre contrarreloj para armar todo. Tenía bastantes materiales en stock en su casa, y como para primer grado no es tan larga la lista, decidió esperar a último momento. Pero el gran problema fueron los turnos médicos para los controles: consiguió que el pediatra le diera un sobreturno, pero para la audiometría, la visión y el bucodental, tiene que esperar a mayo. "Los chicos se ponen re ansiosos con el armado de la mochila. Ayer pusimos las primeras cosas y a la tarde las tuve que esconder porque habían sacado todo y empezaron a usar los útiles", cuenta.

"El armado de la mochila es un momento fuerte de estrés. Y cada vez hay más colegios que adelantan las listas en noviembre. Y este año, ya tuvimos muchas ventas en diciembre, que son las madres que adelantan la compra. Que se quieren ir de vacaciones con todo resuelto. Pero, el pico de venta sigue siendo mediados de febrero. Significa que la mayoría espera a último momento. Y a veces, las sucursales colapsan", explica Vanesa Castro, gerenta de marketing de Staples Argentina, que tiene un servicio de listas online para la vuelta al cole y además ofrece descuentos a los padres que se organizan para una compra conjunta.

La madre que intercambia cosas

Buscarle la vuelta y darle una chance a las cosas usadas. Cada vez son más los padres de colegios privados, incluso los más exclusivos, que organizan ferias de intercambio de uniformes y libros. Es el caso del instituto Victoria Ocampo al que asisten las hijas de Daniela Correas: "Los padres del colegio organizaron hace unos años una feria americana que funciona en un grupo de Facebook. Ahí solo se puede vender y comprar uniforme del cole o libros que los chicos usan durante el año. Es genial, porque encontrás prendas a precios muy bajos, incluso a veces el colegio no tiene stock y ahí conseguís lo que necesitás. Este año, Amparo está cursando el último año de la primaria, y como en secundaria cambia el color del uniforme, le compré el equipo de gimnasia en ese espacio de intercambio, en genial estado y a menos del 50% de lo que vale el nuevo", cuenta.

La que compra en abril

Tener estrategias alternativas al resto. Comprar antes o comprar después. Esa es la táctica que utiliza Alejandra Mourin, mamá de Ezequiel, de 15 años e Isabel, de 10. "Yo armo una mochila más o menos básica para el comienzo de clases, y para eso voy a las librerías mayoristas de Ciudadela, donde se compra un 50% más barato. Y después, para comprar el total de los útiles espero a abril, cuando empiezan las liquidaciones de los supermercados. Entonces compro en cuotas, materiales para todo el año, incluso para empezar al año siguiente", cuenta. Otras madres, para comprar a contra corriente, se abastecen en noviembre o diciembre, siempre en busca de los mejores precios.

La madre "chicas, pasen el dato"

Así como están las madres que organizan a otras, están las que viven de intercambiar datos. "Chicas, ¿mochilas? ¿dónde compraron?". Mensajes de este tipo pueblan los grupos de whatsapp. Y es en ese ida y vuelta, que se organizan las compras colectivas y se consiguen mejores precios. "Mi hija empieza esta año primer grado. Y la mayoría de las compras se organizaron en el grupo de whatapp. Compramos mochilas con ruedas y reforzadas y conseguimos 1500 pesos de descuento cada una, por comprar entre todas, porque salían 5000 pesos. Otra mamá, avisó que consiguió medias verdes por docena y todas le fuimos encargando. Así, nos ayudamos entre todas", cuenta Paola Florio, mamá de Violeta, de 6 años.

Producción: Marysol Antón

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.