Radiohead, un multitudinario y cool comienzo del Quilmes Rock

La banda surgida en Oxford deleitó a 36.000 fans en el Club Ciudad de Buenos Aires
(0)
25 de marzo de 2009  

Un Club Ciudad colmado por 36.000 fans vibró anoche en Núñez con la primera actuación en el país de Radiohead, el quintento británico formado hace casi veinte años en los pasillos de la Universidad de Oxford, en lo que fue un espectacular comienzo para el Quilmes Rock 2009.

La jornada prometía mucho para los amantes de la música contemporánea. Kraftwerk y Radiohead en el mismo cartel, uno detrás de otro, casi sin respiro. Anoche, los alemanes pioneros de la escena tecno fueron los encargados de inaugurar con sus laptops al frente una nueva edición del Quilmes Rock, a manera de "invitados especiales" de la banda británica. Un show compacto, con las mismas intenciones audiovisuales de sus anteriores dos visitas al país, pero comprimidas en una hora de espectáculo que logró levantar a un público que, en su mayoría, se había acercado para saldar una gran deuda: presenciar el primer concierto de Radiohead en la Argentina.

Más temprano, La Portuaria fue el grupo local elegido para entretener al público que comenzó a llenar el campo después de las 19.

Luego, pasadas las 21, Radiohead subió al escenario del Club Ciudad de Buenos Aires por primera vez. Así las cosas, el quinteto formado por Thom Yorke en voz, Jonny Greenwood y Ed O´Brien en guitarra, Colin Greenwood en bajo y Phil Selway en batería comenzó el concierto con "15 Steps", el tema que abre su último álbum, In Rainbows.

En su primera gira por América latina (que ya pasó por México y Brasil y que el mañana y pasado mañana aterrizará en Chile), la banda logró en poco más de dos horas de concierto amalgamar todas las canciones de su más reciente trabajo (que a fines de 2007 movió la estantería de la industria discográfica, al ofrecerse a través de Internet al precio que eligiera el consumidor) con algunas de las perlas más preciosas de su repertorio, recibidas como clásicos por parte de las más de 30.000 personas que colmaron el predio de Núñez.

No faltaron temas de su debut discográfico, Pablo´s Honey (aquel que los revelara al mundo gracias a su primer hit, "Creep"), ni tampoco del aclamado OK Computer (con el que lograron la masividad, a partir de 1997). Concentrados y poco adeptos al contacto visual con el público, los músicos demostraron por qué se convirtieron en una referencia indiscutida del rock de la última década.

Con una puesta escenográfica apoyada en extensos tubos de luces que caían como estalactitas del techo sobre las cabezas de los músicos y una gran pantalla de Leds detrás, Thom Yorke y compañía sacudieron a la audiencia con sus habituales cambios de ritmo y su rock de laboratorio que fusiona melodías pop con beats repetitivos, psicodelia, melancolía y experimentación.

El Quilmes Rock seguirá el próximo sábado con la actuación en Vélez de Iron Maiden; el sábado 4, con Los Piojos, en River, y el domingo 5, con Kiss, en el mismo escenario.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.