Raptan al hijo de un capitalista del juego

Se trata de uno de los herederos de Roberto Laffont, alias El Lujanero; piden por él un rescate de un millón de dólares
(0)
20 de mayo de 2003  

El hijo de un presunto jerarca del juego clandestino en la provincia de Buenos Aires fue secuestrado ayer en pleno centro de Luján, y los captores piden un millón de dólares para liberarlo con vida.

Fuentes de la investigación confiaron a LA NACION que la víctima del rapto sería uno de los tres hijos de Roberto Laffont, conocido como El Lujanero: Facundo, de 11 años.

Detectives que accedieron a detalles del caso, que no fue denunciado formalmente a las autoridades, explicaron que el menor fue capturado por los secuestradores a las 7.30 de ayer, en el cruce de la avenida España y Sarmiento, cuando era llevado al colegio, en auto, por el padre de un compañero.

"Les cruzaron un auto, agarraron al hijo de Laffont, y al padre del otro chico le dieron en mano un papel que sólo decía "queremos un millón de dólares"", confió anoche a LA NACION una fuente que pidió reserva de identidad.

El golpe ocurrió a sólo una cuadra y media de la casa en la que vive Laffont, situada en la avenida España, entre Rawson y General Paz.

Al cierre de esta edición, allegados al caso dijeron que El Lujanero ya había recibido una primera llamada telefónica de los secuestradores, pero que hasta ahora no se le había dado una prueba de vida de su hijo.

Fuentes cercanas a la pesquisa señalaron que el propio Laffont, de 54 años, lleva adelante las negociaciones y pidió que la policía no interviniera bajo ningún concepto para no poner en peligro la vida de su hijo.

La historia de El Lujanero

Veteranos detectives de la policía bonaerense afirmaron a LA NACION que el propio Laffont padre sufrió en carne propia un secuestro años atrás. Además, El Lujanero estuvo preso durante 20 días, entre septiembre y octubre de 1998, por presunta defraudación al fisco provincial a partir del juego clandestino, por orden del juez platense César Melazo. En aquella oportunidad, recuperó su libertad luego de pagar 300.000 pesos de fianza. Finalmente, fue sobreseído por la justicia platense, luego de que los allanamientos que se hicieron durante las detenciones fueron considerados ilegales.

Un mes después de su detención, Joaquín Nogueira, abogado de El Lujanero, referente político de Moreno y ex diputado provincial por el radicalismo, dijo a LA NACION que, para entonces, Laffont -que se había hecho un hombre fuerte en la actividad ilegal y había amasado una enorme fortuna con ello durante el último gobierno de facto- ya hacía dos años que se había retirado del juego clandestino y, por esa época, se dedicaba a manejar un bar y a importar computadoras, además de disfrutar de su campo (llamado Facu SA) y de unos 25 caballos pura sangre registrados a su nombre en el Stud Book Argentino.

Hoy, sus propios vecinos y quienes lo conocen bien admiten que Roberto Laffont administra numerosas agencias de apuestas hípicas en varios distritos de la provincia y un drugstore en Luján, el lugar donde vivió toda su vida y que le dio el apodo que rivaliza con el que otros insisten en darle: Enano.

El Lujanero, además, debía participar ayer de una manifestación que se hizo en La Plata frente a la Suprema Corte de Justicia bonaerense, a la Gobernación y al Instituto Provincial de Lotería (IPL), en la que se reclamaba la autorización para instalar máquinas tragamonedas en Buenos Aires. Pero Laffont, que había comprometido su presencia, no fue de la partida y sólo mandó a su gente para tener representación entre el centenar de manifestantes.

De hecho, la dirección de El Lujanero -España 1172, Luján- figuraba, según los archivos del IPL, como domicilio legal de la mandataria -persona que ejerce la explotación de la actividad- Mónica Silvia Larré, de quien Laffont aparecía como "fiador solidario". Larré, precisamente, administra agencias hípicas en Mercedes y en Moreno, y allí funcionan, según el IPL, 14 tragamonedas.

Ultimos secuestros resonantes

Florencia Macri: fue secuestrada el 29 de abril último en el barrio porteño de San Telmo. Luego de seis días de negociaciones, se pagaron 750.000 dólares por su liberación.

Padre e hija: un comerciante de 56 años y su hija de 30 fueron víctimas de un secuestro exprés mientras hacían deporte en los bosques de Palermo, el 23 de abril último.

Alberto López: el gerente de la casa Lacoste, de 33 años, fue secuestrado el 18 de marzo último, cuando salía de su casa en Villa Martelli.

Antonio Echarri: fue secuestrado el 24 de octubre de 2002, mientras se dirigía a su quiosco de diarios en el partido de Avellaneda. Permaneció siete días cautivo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.