A dos años del asesinato de tres estudiantes: la sala está cerrada y convertida en una especie de santuario. Reabren las puertas del aula donde ocurrió la tragedia de Patagones