Reconoció un error en un operativo

(0)
18 de diciembre de 2001  

Un oficial de la Policía Federal reconoció que el procedimiento en que detuvo a tres skinheads acusados de golpear a un joven al que creyeron judío fue poco ortodoxo y calificó como "violentos" a esos grupos.

El subcomisario Jerónimo Molina, que estaba en la seccional 33a., en 1995 cuando fue atacado Claudio Salgueiro, declaró ayer en el nuevo juicio que se sigue a dos de los acusados: Luciano Griguol y Orlando Romero da Silva.

El policía recordó cómo subió a Salgueiro en un patrullero y recorrió la zona de Belgrano donde fue agredido hasta reconocer a los atacantes en la plaza Noruega.

Justamente, el reconocimiento de los acusados fue una de las razones por las que la Cámara de Casación anuló el primer juicio contra los imputados, que entonces fueron condenados a 3 años de prisión de cumplimiento efectivo.

El tribunal entendió que ese trámite no se hizo como señala el Código Procesal, haciendo participar a la víctima de una rueda de detenidos.

Declaró también Federico Gil, allegado a Da Silva, que para desvirtuar su supuesto racismo afirmó que ambos comparten un amigo judío.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.