En el relleno sanitario de Villa Dominico. Recuperar gases que emanan de la basura puede generar un negocio millonario