Recurren a la Unesco por los helicópteros

La Argentina presentará un reclamo
(0)
8 de mayo de 2003  

La Argentina informará a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco) sobre el problema que constituyen los sobrevuelos de helicópteros en las cataratas del Iguazú y la construcción de un helipuerto en la costa brasileña, que se inauguraría en julio próximo.

Así quedó planteado el tema en una reunión realizada ayer en el Ministerio de Educación, convocada por el subsecretario de la cartera y secretario permanente de la Comisión Nacional Argentina de Cooperación con la Unesco, Ricardo Biazzi. Al encuentro asistieron representantes de la Cancillería, de la Administración de Parques Nacionales (APN), de la Secretaría de Turismo y del gobierno de Misiones.

Ambos parques -el argentino y el brasileño- forman un ecosistema integrado de peculiares características biológicas y fueron declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1984. Nuestro país viene reclamando desde hace mucho tiempo por el eventual daño que causa el constante despegue y aterrizaje de las aeronaves que operan desde Brasil, cuyos motores provocan contaminación sonora, perturban a los animales silvestres (especialmente a la avifauna) y rompen el equilibrio natural de esta reserva de notable belleza.

En 1997, los presidentes Carlos Menem y Fernando Henrique Cardoso firmaron un convenio en Foz de Iguazú, tendiente a paliar el problema, en tanto los helicópteros comenzaron a volar a una altura superior a los 750 metros, como lo establece la ley 24.868 sancionada ese año por el Congreso argentino. Pero poco tiempo después, las aeronaves volvieron a operar a baja altura desde el Hotel Das Cataratas (Brasil), ubicado muy cerca de la Garganta del Diablo, el mayor y más bello de los saltos del Iguazú.

Negocio redondo

Un informe presentado por la APN recuerda que la concesión fue otorgada por el vecino país a la compañía Helisul, propietaria de seis helicópteros que funcionan todos los días, desde que despunta el sol hasta que se pone. La empresa obtiene ganancias estimadas en 10.000 dólares diarios, equivalentes a US$ 300.000 mensuales.

Los sobrevuelos a las Cataratas son un negocio redondo para esta empresa, cuya sede se encuentra en Curitiba, capital del Estado de Paraná. Helisul construye un helipuerto y deberá desmontar parte de la selva en la margen brasileña, lo que pone en riesgo el delicado equilibrio ecológico.

Representantes del Palacio San Martín, junto con el gobierno de la provincia de Misiones, la Subsecretaría de Turismo de la Nación, la APN y organizaciones no gubernamentales (ONG) vinculadas con el tema ambiental, llevarán el problema ante la Unesco con miras a que la entidad internacional evalúe la situación.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.