Resuelven un misterio del Universo: de dónde llegan los rayos cósmicos de alta energía