Operación Cielorraso. Resulta inhallable una pieza clave