Riachuelo: el Gobierno pide que se declare la emergencia ambiental

Así lo anunció la flamante secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti
Laura Rocha
(0)
8 de julio de 2006  

El Gobierno pedirá al Congreso la "urgente" declaración de emergencia ambiental del Riachuelo para trabajar en tareas de saneamiento. Así lo anunció ayer la nueva secretaria de Medio Ambiente y Recursos Humanos, Romina Picolotti, durante el acto en el que juró como nueva funcionaria del gobierno de Néstor Kirchner.

"La situación del Riachuelo es dramática. El plan de la Secretaría es comenzar a actuar inmediatamente", afirmó la funcionaria tras asumir en la Casa de Gobierno, durante un acto encabezado por el presidente Kirchner.

Picolotti sostuvo que "la situación es lo suficientemente urgente como para que se declare una emergencia y es preciso centralizar la gestión porque hay más de 22 jurisdicciones involucradas y solamente así podremos ser efectivos en afrontar lo que se viene".

El anuncio llegó después de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó a los gobiernos nacional, provincial y de la Capital a presentarse en una audiencia pública el 5 de septiembre para comenzar a delinear un plan de saneamiento para el río después de hacer lugar a una demanda de un grupo de vecinos damnificados por la contaminación.

Soluciones mágicas

La funcionaria manifestó durante el acto de asunción que "no hay soluciones mágicas ni plazos" para el saneamiento del curso hídrico que atraviesa la ciudad de Buenos Aires y 14 distritos de la provincia.

"La secretaría va a solicitar al Congreso de la Nación la declaración de la emergencia ambiental" del Riachuelo para trabajar en el saneamiento, dijo la funcionaria.

"Nosotros necesitamos tener la capacidad de realizar acciones inmediatas en el Riachuelo, la situación es muy dramática y se está comiendo la salud de cinco millones de argentinos", destacó.

El defensor del pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, recordó que en diciembre de 2003 la entidad envió un informe al Gobierno y al Congreso frente a una emergencia ambiental y sanitaria de la Cuenca Matanza-Riachuelo. "En ese momento pedimos la creación de una autoridad única de cuenca", dijo Mondino.

Y agregó: "La situación empeora día tras día porque no hay una política clara y definida en este sentido. Nos quedamos alrededor de las anécdotas del Riachuelo, pero ha llegado el momento de que el Estado vaya al fondo de la cuestión porque es su obligación".

La nueva funcionaria dijo que el Estado "impondrá las condiciones de radicación" a las industrias que contaminen el Riachuelo y advirtió: "No queremos que haya más de un Riachuelo en la Argentina".

La secretaria de Medio Ambiente explicó que, en el caso de las industrias que arrojan sus efluentes al Riachuelo, la solución "no sólo se reduce al traslado", y sostuvo que "algunas deberán relocalizarse, otras deberán reconvertir su tecnología y todas las que se queden serán controladas".

La secretaría dejará de depender del Ministerio de Salud. Desde ahora estará bajo la órbita del jefe de gabinete.

Esta semana se conocerá la decisión que adoptó la provincia de Buenos Aires respecto de la relocalización de varias empresas del Polo Petroquímico de Dock Sud. Esta semana se firmará un convenio por el cual Tagsa, Antivari, Dow Chemical, Indupa, Materia, Orvol y Pamsa deberán encontrar un nuevo espacio donde desarrollar su actividad, según informó la Secretaría de Política Ambiental bonaerense. Para conseguirlo tendrán un plazo de entre tres y cinco años.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.