Rubia, joven y con la valija llena de cocaína, detenida en Ezeiza

Iba a Cancún sin siquiera camuflar la carga; delató a otros tres, que están presos
Gabriel Di Nicola
(0)
15 de diciembre de 2009  

Llegó al aeropuerto internacional de Ezeiza en un taxi. Estaba tranquila. Pensaba que no tenía de qué preocuparse: lo que iba a hacer, ya lo había hecho una vez, sin inconvenientes. Despachó las valijas y se preparó para embarcar a Cancún. Pero algo falló. El equipaje pasó por los escáneres y se descubrió que llevaba 55 kilos de cocaína.

María N., rubia, de 21 años, quedó detenida a las 13 de anteayer, tres horas antes de la partida del vuelo de Mexicana de Aviación. El juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky, con asistencia de la División Narcotráfico y Delitos Complejos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), comenzó una investigación que 12 horas después ya tenía otros tres presos.

Lo inusual del caso es que la droga iba debajo de una frazada, sin ningún elemento para ocultarla. "Era como si la joven o las personas que le habían dado la cocaína estuvieran convencidos de que iba a poder embarcar sin problemas; quizás faltó el contacto, el que debía ocuparse de subir las valijas al avión", explicó a LA NACION una fuente judicial.

María N. decidió colaborar con la Justicia para mejorar su situación procesal. Declaró y, así, puso a los detectives tras los pasos de los ocupantes del 2° A de Virrey Loreto 2531.

A las 0.35 de ayer ocho hombres de un grupo especial de la PSA subieron por la escalera hasta el departamento. Los tres jóvenes que estaban adentro, entre ellos Ariel L., el novio de la arrepentida, intentaron huir por el único lugar posible: el balcón. Ariel L. saltó, pero calculó mal y cayó sobre la vereda. Tuvo traumatismos de cráneo, pelvis y clavícula.

Micaela T., de 21 años, calculó mejor, pero cuando comenzaba a correr la frenó un agente de la PSA. Vestía un solero fucsia y su corpiño aún tenía colocada la etiqueta de la marca, como si se lo hubiera puesto para estrenar apenas llegaron los policías.

El tercero fue detenido en el balcón del departamento 1° A, adonde había saltado para evitar a los agentes de la PSA. Es un venezolano de 23 años que el domingo pasado, según las imágenes de las cámaras de seguridad de Ezeiza, había acompañado a María N. a tomar el vuelo. "Creemos que es el lugarteniente del dueño de la droga, que ya estaría identificado", explicó a LA NACION una fuente judicial.

Confusión

Después de ser esposado, Ariel L. fue trasladado al hospital Pirovano, donde, al cierre de esta edición, estaba sedado. Por su estado de salud no le iban a poder tomar declaración indagatoria. Antes de ser llevado en la ambulancia preguntaba qué había pasado. "¿Cómo que me caí del segundo piso", repetía. "No te caíste, te tiraste desde el balcón", le respondían los jefes del operativo.

El venezolano gritaba en vano que no tenía nada que ver, que quería su pasaporte, que había venido a la Argentina de vacaciones. En cambio, Micaela T. les indicó a los policías dónde podían encontrar droga y dinero. La cocaína estaba en un placard, en un estuche gris. La plata, en una carpeta sobre un estante. En el departamento, sobre la mesa, había dos sobrecitos con cocaína y un espejo.

María N., como se dijo, había viajado con 40 kilos de cocaína a Cancún, el 3 de este mes. Se calcula que cobró 5000 dólares por llevar la droga. Se cree que en el mismo vuelo que debía tomar María N. viajaba la persona que debía "controlarla", que se quedó con los marbetes de las valijas despachadas. En rueda de reconocimiento, ella identificó ayer a los tres detenidos en el departamento de Virrey del Pino como integrantes de la banda. Ahora buscan a los dueños de la droga.

Beneficios para los arrepentidos

  • María N. aceptó acogerse a la llamada figura del arrepentido y aportar datos para la investigación a cambio de una mejora en su situación procesal, tal como está aceptado en la ley 23.737, de estupefacientes. Así fue que se llegó a la detención de otras tres personas presuntamente ligadas a las acciones de narcotráfico investigadas. Según informaron fuentes judiciales, desde que se creó la figura del arrepentido, en causas que tuvo a su cargo el juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky, 15 de los acusados aceptaron la oferta legal a cambio de beneficios procesales; ninguno volvió a reincidir, según se informó.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.