Suscriptor digital

Salón de París: quejas de editores franceses por los autores ausentes

El viernes se inaugura la gran feria literaria, que este año está dedicada a la Argentina; como el gobierno de Cristina Kirchner envía mayoritariamente a escritores afines, las editoriales locales están indignadas
Nathalie Kantt
(0)
16 de marzo de 2014  

PARÍS.- A metros del Café de Flore y Les Deux Magots, en el corazón de Saint-Germain, la mítica librería La Hune está vestida con los colores de la Argentina. Escritores clásicos y otros más recientes conviven en armonía, repartidos por toda la vidriera. Crimes et Jardins, de Pablo de Santis; Après l'orage, de Selva Almada; La réalité, de Sergio Bizzio; Cible nocturne, de Ricardo Piglia; Le Testament du magicien Tenor, de César Aira, y por supuesto Marelle, de Julio Cortázar. La radiografía de la pampa se completa con algunos ejemplares de Mafalda; un libro sobre el papa Francisco; Les Veuves du jeudi, de Claudia Piñeiro; la recopilación de más de 200 retratos de escritores argentinos fotografiados por Daniel Mordzinski, y unas banderitas decorativas celestes y blancas.

La polémica por la lista de escritores argentinos que vendrán a París no llegó a las librerías de esta ciudad, que cinco días antes de la inauguración de la 34a edición del Salón del Libro -del viernes al domingo próximos-, y con la Argentina como país invitado de honor, aprovechan para exhibir los lanzamientos de autores nuevos y reediciones de otros ya conocidos por el público francés. Pero donde sí repercutió es entre los editores, sobre todo entre aquellos que publican a escritores argentinos. Éste es un salón al que tradicionalmente el público se acerca para conocer a sus escritores preferidos, asistir a algunas de las 500 conferencias y debates, y hacer largas filas para que les dediquen y les firmen los ejemplares. Las ausencias de Ricardo Piglia (publicado por Gallimard), Rodrigo Fresán (Seuil) y César Aira (Christian Bourgois éditeur, misma casa que edita a Copi), "tan queridos aquí", los indignan.

"Como venezolano tengo más o menos clara la idea de los procesos de polarización. Pero, según mi experiencia, siempre se gana más trayendo a los autores ya traducidos. Este salón no es como la Feria de Guadalajara, en donde el público va al descubrimiento de nuevos talentos. Eso ocurre en otras ocasiones, como en el festival Les Belles Étrangères, pero no en el Salón del Libro de París", explica a LA NACION el responsable de la literatura extranjera en la gran editorial francesa Gallimard, Gustavo Guerrero, quien lamenta que autores como Martín Caparrós o Beatriz Sarlo no formen parte de los invitados.

Los editores consultados hablan de "errores fenomenales" frente a algunas ausencias "muy fuertes". Explican que el público francés se acerca al salón para ver a los escritores consagrados y que éstos no estarán. "Aquí se entendió que ni son todos los que están ni están todos los que son", opina un editor. Bromean sobre la presencia de la presidenta Cristina Kirchner, "como si viniera a convalidar la lista que ella misma armó", y critican que los organizadores franceses hayan delegado demasiado poder a la hora de constituir el grupo de escritores.

Son los países los que piden ser invitados a esta feria. Como es costumbre, hay una primera lista de 30 autores traducidos en Francia cuya selección se hace en coordinación entre el país invitado, el Instituto Francés y el salón. "Es un presupuesto compartido. Rápidamente encontramos a los primeros veinte y para los otros diez discutimos bastante. El programa fue hecho con total libertad", se defiende el director del salón, Bertrand Morisset. Esa lista es completada por autores no traducidos que elige el gobierno del país invitado. La Argentina eligió 18, que vienen invitados exclusivamente por el gobierno de Cristina Kirchner. "La selección es siempre un problema antes de la feria y la gente siempre está contenta después", agrega Morisset, para quien se utilizó al salón para saldar cuentas en un momento político difícil. Aclara que Alan Pauls no viene porque prefiere quedarse con su familia (será pronto padre) y que Piglia canceló su presencia ya confirmada a último momento, sin razón oficial, lo que considera un insulto para los visitantes y una falta de respeto. "Ya tenía la programación impresa y era uno de los autores más importantes de la delegación. Es frustrante. Pero esta polémica no tiene nada que hacer en mi salón. Será magnífico, la comunidad argentina en Francia vendrá en masa y las polémicas serán barridas", insiste.

Los 500 metros cuadrados destinados a la Argentina ofrecerán, además de libros, una exposición sobre Cortázar -el salón festeja los 100 años del nacimiento del escritor- y una sala con 80 lugares para las conferencias programadas. Entre otras, "Las que eligieron el francés para escribir", con Laura Alcoba, Alicia Dujovne Ortiz y Silvia Baron Supervielle; "La novela de la memoria", con Mempo Giardinelli, Lucía Puenzo, Elsa Osorio y Leandro Ávalos Blacha; "Literatura policial del fin del mundo", con Juan Sasturain, Guillermo Martínez y Selva Almada, y "Democracias populares en América latina", con Ricardo Forster, Horacio González, Ernesto Laclau y Jorge Coscia.

Los parisienses parecen entusiasmados. Elogian a los clásicos y se muestran inquietos por descubrir a las nuevas generaciones de escritores argentinos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?