San Martín, una ciudad sin gobierno