Sandro vio fútbol, pero continúa con fiebre

Está controlada la infección pulmonar
(0)
20 de diciembre de 2009  

MENDOZA.- Al cumplir hoy un mes con el corazón y pulmones implantados, Sandro demostró que en este postoperatorio no claudica en lograr una mejor calidad de vida, tras años de crisis respiratorias que lo alejaron de los escenarios.

En ese período, Sandro sobrellevó dos crisis graves, que pusieron en riesgo su salud y ahora intenta reponerse de una neumonía causada por un peligroso germen resistente a los antibióticos.

Ayer comió un omelette y junto con su esposa, Olga Garaventa, vio por televisión el partido entre Estudiantes y Barcelona.

A los 64 años, con una debilidad general producto del adelgazamiento de 30 kilos y la pérdida de su masa muscular, soporta con buen humor la incomodidad del intubamiento, los sueros y sondas a los que está conectado en terapia intensiva y acepta sin objeciones cada indicación médica.

Ayer cumplió 48 horas con una temperatura corporal que no superó los 37°8 síntoma que sumado al resultado favorable de los análisis hace suponer que la bacteria por el momento la tienen controlada, según dijo el médico Sergio Perrone.

Con la prudencia que suele caracterizar a los partes médicos, Perrone precisó sobre la infección pulmonar: "El germen es bastante inteligente y crea resistencia a los antibióticos. En este momento, estamos con el grupo de antibióticos que puede controlarlo y esperamos seguir así durante unos días como para decir que la batalla la terminamos ganando". Insistió en que la próxima semana será clave para la evolución del paciente.

El profesional definió el cuadro clínico como estable y, excepto una ligera molestia al tragar, que comenzó a ser curada por un especialista, Sandro pasó un día bastante bueno.

Perrone, cuyo informe diario es aguardado con ansiedad por un grupo de "nenas" que monta guardia en el hospital Italiano, recordó que si el paciente mejora su contextura muscular y supera la infección, el próximo objetivo clínico será retirarle la intubación para que pueda respirar sin necesidad de la asistencia mecánica.

Señaló que para eso todavía había que esperar algunos días, y durante ese período continuarán poniendo énfasis en su nutrición y en los ejercicios físicos del tórax y miembros inferiores y superiores.

"Por ahora, venimos bien. No tenemos inconvenientes ni trastornos mayores. Si sigue así tendremos un buen pronóstico", dijo el médico, quien pasa muchas horas en el hospital Italiano.

Perrone señaló que Sandro es un paciente que se adapta sin inconvenientes al tratamiento. Apenas avisa cuando tiene sed, hambre o algún malestar en la garganta y suele preguntar a los médicos: "¿Cómo va todo?", aunque se entera de los partes médicos por los noticieros de televisión.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.