Santa Fe bajo el agua: doce muertos

En las últimas horas el Río Salado bajó varios centímetros; el gobernador Reutemann rechazó tener responsabilidad por no haber previsto la manera de contrarrestar la crecida; el director de Defensa Civil de la provincia, Carlos Filomena, informó a LA NACION LINE que los damnificados ascienden a 100.000
(0)
1 de mayo de 2003  • 10:20

El número de muertos a causa de la catastrófica inundación que soporta la capital de Santa Fe y ciudades aledañas había provocado hasta hoy doce muertos, mientras en las últimas horas se sumaban las quejas por la falta de asistencia a pobladores que debieron permanecer en sus casas semianegadas.

El director de Defensa Civil de la provincia, Carlos Filomena, en declaraciones a LA NACION LINE , señaló que la situación habría llegado a su pico máximo y que tendería a mejorar con el correr de las horas, porque, según informaron los técnicos, el río Salado habría empezado a bajar.

Además, el funcionario destacó que la explosión de terraplenes efectuada ayer derivó una masa importante hacia el río Paraná y logró que el agua bajara su nivel en ciertos barrios de la ciudad.

El funcionario elogió el trabajo de las dependencias oficiales y de distintas organizaciones no gubernamentales que están trabajando para brindar ayuda a los damnificados, así como el compromiso de los ciudadanos de distintas regiones del país que entregaron ropa y alimentos para asistir a los evacuados.

Pero, a pesar de las donaciones, pobladores que permanecían en sus casas rodeadas de agua dijeron no haber recibido ningún tipo de colaboración de parte de la organización estatal de rescate. Algunos, que no pudieron salir de sus casas o no quisieron hacerlo por temor a les roben lo poco que les queda, permanecían sin agua ni alimentos y sin electricidad.

Por su parte la Fuerza Aérea informó que esta mañana partió hacia el aeropuerto de Paraná, para ser trasladado de allí a Santa Fe, un avión Hércules C-130 llevando ayuda humanitaria.

Un informe de la fuerza precisó que anoche también partió otro avión y que otro más lo hará durante la mañana, con alrededor de 20.000 kilos de mercaderías.

"En uno de los vuelos se transportaron dosis importantes de insulina y también se trasladaron miles de kilos de alimentos como harina, arroz, leche en polvo, fideos, lentejas, medicamentos, colchones ropa y frazadas" precisó el informe.

Duhalde le dijo a Reutemann que no escatime en gastos

El presidente Eduardo Duhalde aseguró hoy que le comunicó al gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann, "que no escatime en gastos" para hacer frente al pavoroso drama de las inundaciones "que el gobierno nacional lo va a apoyar en todo".

"Se lo merece esa provincia y su austera administración, que nunca ha pedido auxilio. Vamos a estar al lado de los santafesinos, sin ninguna duda", afirmó Duhalde.

Entrevistado por las radios Continental y Mitre, sostuvo: "Es muy pesada la tarea que le queda al gobierno de Santa Fe, y yo quiero dejar todo arreglado ante del 25 (de mayo) para que la ayuda nacional sea efectiva".

Reutemann rechazó las críticas

El gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann, rechazó ayer tener responsabilidad en no haber previsto formas para contrarrestar las inundaciones en la provincia.

"Si quiere la gente, nosotros podemos asumir la responsabilidad, pero no existen registros hídricos" que permitan trazar un panorama, afirmó el gobernador Reutemann, en una conferencia de prensa en Santa Fe.

Reutemann dijo que once mil de los evacuados pertenecen a la ciudad de Recreo, y los restantes son de los barrios San Agustín hasta Santa Rosa, y suman 35 mil afectados, en la capital provincial.

El mandatario provincial evaluó que en las próximas horas la situación podría empeorar, ya que,"mi intuición me dice que el agua podría subir unos centímetros más todavía".

Además, sostuvo que la crecida del Río Salado "no registra antecedentes" en la historia de la provincia, por lo que dijo no poder saber hasta donde llegará el agua, pero advirtió que "va a pasar mucho hasta que se normalice".

Además, la coordinadora nacional de planes sociales, Hilda González de Duhalde, afirmó, ayer en declaraciones a radio Continental, que la situación en la provincia es "una catástrofe natural" que "supera cualquier previsión" y reiteró que el Gobierno "está trabajando" para organizar toda la ayuda necesaria.

La primera dama no descartó la posibilidad de viajar junto con el presidente Eduardo Duhalde a Santa Fe, aunque dijo que más allá del viaje o no del jefe del Estado a la zona afectada, "lo importante es que el gobierno de Santa Fe cuente con los recursos económicos para lo que haga falta".

Por su parte, el arzobispo emérito de Paraná, monseñor Estanislao Karlic, advirtió hoy que es necesario "redoblar la solidaridad frente a la desgracia de los santafecinos" afectados por las inundaciones y reclamó que se brinde hospedaje a las "casi 50.000 personas que han tenido que abandonar sus hogares".

Tras recordar que "la misericordia de Dios también se expresa a través de nuestras manos", el ex titular del Episcopado convocó en un comunicado a la "solidaridad frente a esta desgracia" y pidió "compartir frente al hermano que está sufriendo las contingencias climáticas".

El prelado paranaense precisó que "se están necesitando alimentos no perecederos, colchones y frazadas", y, tras decir que "casi 50.000 personas" han tenido que abandonar sus hogares, destacó que "es propio de la solidaridad cristiana el hospedar al necesitado".

Indicó, asimismo, que la ayuda de la Iglesia de Paraná se centralizará a través de Cáritas Arquidiocesana, que atenderá las 24 horas en Rosario del Tala 641, teléfono (0343) 4232211.

En tanto, la ayuda solidaria de pobladores de Buenos Aires, Córdoba, otras ciudades de Santa Fe y de varias provincias más estaba siendo organizada para ser enviada a las zonas inundadas.

En los últimos tres días llovió en la región central de la provincia de Santa Fe unos 500 milímetros, lo que implica el doble de lo que llueve en el mes de abril en esa zona, dijeron especialistas para explicar el fenómeno de desborde histórico del río Salado.

Asimismo, los expertos estimaban que recién la semana que viene comenzaría el retiro del agua, pero advirtieron que la normalización de la situación tardará varias semanas.

Fuente: LA NACION LINE y DyN

El estado de las rutas

La Dirección Nacional de Vialidad informó que como consecuencia de la subida de las aguas en la provincia de Santa Fe, se encuentran cortadas las siguientes rutas:

Ruta nacional N°11: entre Recreo y Candiotti

Autopista Rosario-Santa Fe: a 10 kilómetros del Acceso Capital

Ruta provincial N°4: en el tramo San Cristóbal - Elisa

Ruta provincial N°70: entre Recreo y Esperanza

Ruta N°6: entre las rutas provinciales 70 y 4

Ruta provincial N°39: entre San Justo y San Javier

Túnel subfluvial: habilitado únicamente para colectivos, autos, camionetas, pero interrumpido para camiones

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.