Saramago reclamó una ética periodística