No controlan los incendios en el delta del Paraná. Se agrava la visibilidad y el Gobierno vuelve a cortar las rutas