Se complica la situación de los ilegales

En España hay tres detenidos
Silvia Pisani
(0)
28 de febrero de 2004  

MADRID.- "Yo no tengo la culpa de ser ilegal. Hace meses presenté toda mi documentación y ni siquiera me contestan", dijo Gustavo Suasnábar, -artesano, padre de tres hijos y procedente de La Plata- convertido en el tercer argentino capturado por la policía española y amenazado de expulsión que se conoce en esta semana.

La suya es, además, la primera amenaza de expulsión que sufre un argentino en Galicia. "Jamás ocurrió algo así en esta zona y menos si se tiene en cuenta que el presidente Kirchner estuvo en España hace pocos días", dijo a LA NACION.

Residente en Vigo desde hace más de dos años, Suasnábar presentó meses atrás ante el Ministerio de Trabajo español documentos exigidos para regularizar un pequeño emprendimiento fabril. "Me dijeron que estaba todo en orden y que sólo debía esperar un poco", contó.

Todo iba bien hasta que fue detenido en un pueblo cercano a Vigo. "Me pidieron el documento de residencia, les dije que estaba en trámite, y me llevaron preso hasta que me rescató el cónsul, Rubén Buira, y la gente de Argentinos en el Exterior. Pero el expediente de expulsión sigue en marcha", contó.

Luis Pérez Leira, líder de esa organización, desechó que la detención pudiera encerrar algún mensaje e informó que la entidad convoca para el jueves próximo a un acto de protesta frente al consulado español en Buenos Aires.

Quien sí resultó reenviado ayer a la Argentina fue el porteño Matías Thomas. Su rechazo fue precedido por el del bonaerense Sergio Hernán Luna y el cordobés Héctor Fernando Bustos, también trabajadores indocumentados.

En tanto, los dos argentinos presos por trabajar sin habilitación en Tenerife entraron en su 17° día en esa condición, luego de que ayer resultaran vanos los pedidos de liberación formulados por su abogado.

Pasado mañana comparecerán en audiencia en la que se podría determinar si son expulsados o si se confirma la paralización del proceso. "La situación es compleja porque en Canarias hay muchos inmigrantes y cierta reacción en la sociedad", dijo el abogado José Alberto Díaz Domínguez.

"Yo no sé qué pasa. Ya liberaron al chico uruguayo con el que fuimos detenidos, pero a nosotros, no", protestó Mauricio Martínez Vulcano, apresado junto con el marplatense Pablo Omar Luna por trabajar como albañiles sin los papeles del caso.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.