Se frustró el pago del rescate por la hija de Macri

Se desconocen las causas; el monto es de unos US$ 800.000
Gustavo Carabajal
(0)
5 de mayo de 2003  

Luego de que en la madrugada de ayer se frustró el pago del rescate de su hija Florencia, de 19 años, el empresario Franco Macri esperaba anoche otra llamada de los delincuentes para pagar el dinero que exigen para la liberación.

Según confiaron fuentes de la investigación, el empresario dejó su residencia de Eduardo Costa 3030, en barrio Parque, a las 2.45. Salió en el asiento trasero de un Renault 19 bordó acompañado por el encargado de seguridad de sus empresas y llevaba un maletín. Volvió a las 4.15.

Los investigadores consultados por LA NACION presumen que el titular de Socma fue a pagar el rescate, cuyo monto -unos 800.000 dólares- el propio Macri ya acordó con los delincuentes, pero por algún motivo que desconocen la operación se frustró.

Florencia Macri, la hija menor del empresario, fue secuestrada el martes pasado por la tarde, cuando salía de la Fundación Universidad del Cine, situada en el pasaje Giuffra 330, en el barrio porteño de San Telmo.

Ayer se conocieron más detalles del hecho. Fuentes de la investigación señalaron que la joven estaba sin custodia cuando fue raptada. Además, los detectives indicaron que Florencia salió de la facultad acompañada por unas amigas, con las que se dirigió a una playa de estacionamiento cercana para buscar el automóvil de una de ellas.

Luego, a bordo de ese vehículo fue a buscar el suyo, que había dejado estacionado a dos o tres cuadras de la facultad. Aparentemente allí, momentos después de que sus amigas la dejaran, cuando estaba sola, Florencia habría sido sorprendida por dos o tres malvivientes que a los empujones la metieron en su automóvil Peugeot 206 azul y se la llevaron.

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos realizada por los investigadores policiales -que intervienen de oficio, debido a que Franco Macri no hizo la denuncia-, los malvivientes, con la joven en su poder, tomaron por la avenida Independencia, al llegar a la avenida 9 de Julio giraron a la izquierda y subieron a la autopista 25 de Mayo. Así, en menos de veinte minutos lograron cruzar al Gran Buenos Aires y tomaron por la colectora de la autopista del Oeste o por la avenida Gaona, del lado de la provincia.

El Peugeot fue hallado esa misma tarde en Villa Tesei, en la zona oeste del conurbano bonaerense, merced al aparato de localización satelital que llevaba el vehículo. Pero la empresa nunca lo reclamó porque ello obligaba a realizar una denuncia policial por el robo y Franco Macri quería evitarlo para que no se filtrara la noticia del secuestro de su hija.

Veinticuatro horas después, un vecino de la esquina de Acha y Alzaga, que advirtió que dicho automóvil estaba abandonado y las puertas estaban con los seguros levantados, avisó a la comisaría local.

El trayecto de los raptores

Los efectivos de la policía bonaerense revisaron el vehículo y encontraron una cédula verde a nombre de la empresa Socma, que pertenece a Franco Macri, y efectos circenses. Florencia Macri, además de cine, estudia acrobacias y circo.

Entre otros elementos, los policías también encontraron un ticket del peaje de una autopista del 29 de abril, el día del secuestro. Este hallazgo permitió a los investigadores elaborar un panorama de la ruta que tomaron los secuestradores luego de raptar a la joven y confirmaron que, por lo menos, pasaron por un peaje.

En principio, los delincuentes se comunicaron con el hombre de negocios y le pidieron 1.500.000 dólares para liberar sana y salva a su hija menor.

Allegados a la familia informaron que el propio Macri se encargó de negociar con los delincuentes la liberación de su hija. Tal como ocurrió entre el 24 de agosto y el 6 de septiembre de 1991, cuando una banda integrada por policías secuestró a su hijo Mauricio, actual presidente de Boca Juniors y candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Además de ordenar a sus colaboradores que se consiguieran el efectivo, la otra orden que impartió Macri a sus allegados y familiares fue que la noticia no debía filtrarse y que ni la policía ni la Justicia debían intervenir.

No obstante, como se trata de un delito de acción pública, cuando el hecho tomó estado público la jueza federal María Servini de Cubría, a cargo del juzgado de turno el jueves último, el día que se conoció la noticia, decidió intervenir de oficio.

Entonces, la jueza convocó a los investigadores del Departamento Delitos Complejos de la Policía Federal.

Aunque, en 1991, esta dependencia no existía, en la actualidad está integrada por la mayoría de los detectives que se desempeñaban en la División Defraudaciones y Estafas de la Policía Federal y que desbarataron la denominada banda de los comisarios, que había secuestrado a Mauricio Macri.

Pero, en la actualidad, según informó una calificada fuente de la investigación, los detectives carecen de información para investigar las posibles pistas de los secuestradores porque la familia Macri, a través de uno de sus colaboradores, solicitó expresamente que se mantengan al margen del caso.

Prueba de vida

Allegados a la familia Macri confirmaron que, el empresario ya acordó con los secuestradores pagar 800.000 dólares para la que liberaran. Sin embargo, por algún motivo que los informantes no precisaron, el pago del rescate, que debía concretarse ayer por la madrugada en el Gran Buenos Aires, no se realizó.

Fuentes de la investigación señalaron que Macri acordó el pago del rescate luego de haber recibido una prueba de vida válida. Se trata de una carta manuscrita escrita de puño y letra de Florencia en la que se refiere a algunos aspectos de la realidad.

Dicha misiva llegó a manos del empresario, anteayer, luego de que un integrante de la familia siguió una serie de postas dispuestas por los secuestradores hasta un cajero automático del Banco Francés instalado en la colectora de la Panamericana, donde encontró la carta.

Mauricio Macri había enviado un dramático mensaje a su media hermana a través de los medios de comunicación, en el que pidió que se quedara tranquila, porque "todo va a salir bien".

"Fuerza Florcita, que va a estar todo perfecto", dijo Macri. Un día después, la familia seguía esperando una llamada para poder pagar el rescate y para que la joven sea liberada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.