Se necesita apertura y mayor flexibilidad

Ana Brusco
(0)
1 de octubre de 2012  

Desde hace varias décadas, la integración educativa ha tenido un desarrollo sostenido en el mundo y en la Argentina. Con el tiempo, hemos aprendido que es un proceso complejo e interactivo que busca revalorizar las diferencias.

Aprendimos que no hay calidad educativa con exclusión. La escuela debe abrir espacios efectivos de participación para construir una sociedad más humana, menos discriminatoria y más cooperativa.

En 2010, según datos de la Diniece, la cifra de alumnos integrados en los distintos niveles del sistema educativo era de 45.000. El nivel secundario es el que presenta mayores dificultades por la falta de apertura y flexibilidad en su organización. Por ello los padres deben realizar esfuerzos continuos para lograr vacantes en las escuelas, situación que desgasta y frustra.

A estas barreras, se suma la visión de los profesores de que los jóvenes con necesidades especiales no tienen posibilidad de contención por la propuesta escolar vigente. Esto provoca incomodidades, preguntas y desafíos a las certidumbres pedagógicas, base del quehacer cotidiano de los docentes. Resulta importante resignificar a los adolescentes, los jóvenes con necesidades especiales presentan, como los demás, otros intereses, otros lenguajes, otros saberes, otras expectativas, y a veces mayores diferencias individuales ante el aprendizaje.

Los profesores deberán afrontar un nuevo desafío y desarrollar una ética responsable ante estas nuevas características, que los llevarán a pensar otras formas de enseñar, ya que los adolescentes tienen otras formas de aprender.

Las normativas existentes no siempre son posibilitadoras y o facilitadoras de los procesos de integración, observándose a veces desacuerdos entre las autoridades de una misma jurisdicción, instalando un estado de incertidumbre, sobre todo en relación con la articulación, con la acreditación y aprobación de los distintos niveles.

El cumplimiento de la nueva resolución del Consejo Federal de Educación, la Nº 174/12, "Pautas Federales para el mejoramiento de la enseñanza y el aprendizaje y las trayectorias escolares en el nivel inicial, primario y modalidades y su regulación" y de los postulados de la Convención sobre los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad ojalá se conviertan en una palanca facilitadora que rija las políticas inclusivas de nuestro país.

Por: Ana Brusco

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?