Se presentaron diez familias para adoptar a los seis hermanitos

El juez quiere que mantengan el vínculo
(0)
10 de mayo de 2003  

CORDOBA.- Una veintena de familias, aunque sólo se presentaron diez, manifestó su interés en adoptar a los seis hermanitos de entre 5 y 11 años que se encuentran desde hace dos años y medio en un instituto bajo tutela de la Justicia, que los declaró en estado de abandono en la ciudad de Arroyito. De este caso dio cuenta LA NACION en su edición del 3 del actual.

El secretario Eduardo Zanotti reveló que ya se han concretado audiencias con diez potenciales adoptantes, quienes cumplieron los trámites burocráticos y fueron puestos a consideración de los equipos técnicos.

Con el objetivo de preservar el vínculo y evitarles el dolor de una nueva separación, el titular del juzgado Civil, Comercial, Control, Familia, Menores y Faltas de Arroyito, José Luis García Sagués, pretende entregarlos a una sola familia para mantener unidos a los seis hermanos.

Sin embargo, el objetivo resulta difícil por las actuales condiciones económicas imperantes. La mayoría de quienes manifestaron interés han declarado su intención de acoger a algunos de ellos, pero no a la totalidad.

El secretario del juzgado, Eduardo Zanotti, reveló que el trámite de anotación de los aspirantes se realiza de conformidad al Registro Unico de Adoptantes de la provincia y que deben someterse a una serie de estudios sociológicos, psíquicos y físicos, a cargo de un equipo técnico en cada materia.

El juez García Sagués hizo un llamamiento público, a través de los medios de comunicación, para procurar una familia adoptiva, pero se negó a revelar detalles acerca de las penosas condiciones que soportaron los niños cuando vivían con sus padres biológicos, así como respecto de los motivos que derivaron en la revocatoria de la patria potestad.

"Sólo le puedo decir que mi intención es mantenerlos unidos, todos en una misma familia", se limitó a decir García Sagués en el breve diálogo con LA NACION la semana última, en el que reiteró su decisión de "preservar la identidad de los niños".

Ante la repercusión que tuvo el caso desde la publicación de la carta de lectores, la prioridad del juez es evitar que los niños lleguen a ser identificados a partir de los datos que puedan difundir los medios de prensa.

El magistrado admitió que si resulta imposible concretar una adopción múltiple y los chicos tienen que separarse en varios hogares, se procurará que los seis hermanos sigan manteniendo un contacto permanente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.