Se quejan del corralito de seguridad