Se reencontró con sus hijos luego de dos años

El padre los sustrajo y la madre los buscó
(0)
30 de mayo de 2003  

Una semana después de que se cumplieron dos años desde que su esposo se fugó con sus tres hijos, Dionisia Silva Avalos pudo reencontrarse con ellos. Los había buscado por medio de la publicación de la foto de uno de ellos en las facturas de la firma Edesur, por un convenio propuesto en noviembre último por la organización Missing Children.

"Estoy feliz de volver a ver a mis hijos, de poder abrazarlos y besarlos", dijo ayer Silva Avalos a LA NACION, con una voz que transmitía emoción. El encuentro se produjo anteayer a las 13.30 y duró más de tres horas. "Ellos estaban shockeados, pero enseguida se acordaron de las cosas lindas que compartíamos juntos, de cuando jugábamos", relató.

Todo comenzó el 23 de mayo de 2001, cuando Silva Avalos denunció que su esposo, Luis Angel Rodeiro, se fugó con sus tres hijos: Matías, que actualmente tiene 8 años; Federico Alejandro, de 7, y Juan Francisco, de 4, y recurrió a Missing Children para que la ayudara en la búsqueda de los menores. La foto de Matías se publicó en marzo en las facturas de Edesur, con un número telefónico al que la gente podía comunicarse para aportar información.

La presidenta de Missing Children en la Argentina, Susan Murray, explicó a LA NACION que los menores fueron recuperados por la justicia el 21 de mayo último, "tras varias llamadas que alertaron que Matías estaba en la provincia de Buenos Aires junto con sus hermanos y su padre, quien les había dicho que su madre estaba muerta. Por eso los chicos están siendo asistidos psicológicamente en un instituto de menores, hasta que se regenere el vínculo", indicó.

"Sentimos una alegría enorme, porque hemos acompañado a la madre en esta búsqueda, que es una muestra de la cultura solidaria en movimiento. Se unieron Edesur, una empresa privada comprometida en ayudar a familias de chicos perdidos, los medios que difundieron la campaña, la sociedad, que reaccionó rápidamente, y la Justicia, que actuó eficazmente", concluyó Murray.

Los menores estaban pupilos en el colegio San Martín de Lomas de Zamora, y el mayor, Matías, se había reconocido en la foto publicada en las facturas. "Papá: éste soy yo", le dijo, pero el padre le respondió que era alguien "parecido" y se la quitó sin darle más explicaciones, según relató el chico a su madre.

El gerente general de Edesur, José María Hidalgo, afirmó que estaba "emocionado" por haber colaborado con el reencuentro y comprometió su esfuerzo para la búsqueda de otros chicos por medio de las facturas, que llegan a "a 2 millones de hogares".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.