Se sienten más vulnerables, pero no tanto como afuera