Se tensa el conflicto por las papeleras